Directrices IDRL

La experiencia reciente ha demostrado que incluso a los gobiernos mejor preparados, pueden necesitar el apoyo internacional cuando sucede un gran desastre. Desafortunadamente, pocos gobiernos cuentan con sistemas adecuados para facilitar y regular la ayuda internacional que suele ser masiva.

Después de años de investigación e intensas consultas  sobre los problemas y las mejores prácticas en la regulación de las operaciones de socorro internacionales, la Federación lideró las negociaciones para elaborar un conjunto de directrices internacionales para ayudar a los gobiernos a fortalecer sus leyes y políticas nacionales.

El 30 de noviembre de 2007, los Estados Partes en los Convenios de Ginebra y el Movimiento Internacional de la Cruz Roja Media Luna Roja, reunidos en la XXX Conferencia Internacional, aprobaron de manera unánime las "Directrices para la facilitación y reglamentación nacionales de socorro en casos de desastre y asistencia para la recuperación inicial" (las "Directrices IDRL"). En 2008, la Asamblea General de la ONU adoptó tres resoluciones (Res. 63/139, 63/14163/137 )  en las que se alienta a los Estados a hacer uso de las mismas.

Las Directrices IDRL tienen como propósito ayudar a los gobiernos a prepararse mejor para los problemas jurídicos comunes en las operaciones de respuesta internacional ante desastres. Mediante el uso de las Directrices, los gobiernos pueden evitar demoras innecesarias en la distribución de la ayuda humanitaria, y, al mismo tiempo una mejor coordinación y calidad de la asistencia prestada.

 Más información:

 



La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.