Ayudando a la recuperación

La recuperación se refiere a aquellos programas que van más allá de la provisión de socorro inmediato, encaminados a asistir a quienes han sufrido de lleno los efectos de un desastre en la reconstrucción de sus viviendas, sus vidas y los servicios y en el fortalecimiento de su capacidad para hacer frente a futuros desastres.

Después de un desastre, lo más urgentemente necesario es prestar asistencia que salva vidas. La rápida provisión de alimentos, agua, refugio y atención médica es vital para evitar más muertes y aliviar el sufrimiento. No obstante, de la experiencia práctica, y avalado por la investigación, se deduce que incluso en esta etapa el socorro debe brindarse pensando en los beneficios a más largo plazo de la comunidad afectada y, por su puesto, sin perjudicar a la misma. A medida que las personas comienzan a valerse de nuevo por sí mismas y reconstruir sus vidas, los organismos de ayuda deben ayudarles a fortalecer su resiliencia ante futuros desastres. La mera restauración del status quo anterior al desastre puede, inadvertidamente, perpetuar la vulnerabilidad. Del mismo modo, los programas de desarrollo deben tener en cuenta los riesgos existentes y la susceptibilidad a los peligros e incorporar elementos para reducir ambos aspectos. Los dos enfoques son interdependientes, complementarios y se apoyan mutuamente.

La Federación Internacional es una organización humanitaria líder en el socorro y la rehabilitación posteriores a desastres y conflictos. Independientemente de su naturaleza –inundaciones, terremotos, accidentes industriales o disturbios civiles–, los desastres ofrecen una oportunidad para vincular e integrar el socorro, la rehabilitación y el desarrollo. Para lograrlo eficazmente, es necesario realizar un análisis de los contextos político, social y económico más amplios. En las crisis estructurales, p. ej., la provisión de socorro de emergencia no debe dar lugar a distorsiones sociales o económicas. En un desastre prolongado, puede ser necesario restablecer los medios de subsistencia incluso mientras perdura la situación de emergencia. Además, deben identificarse y exponerse las causas subyacentes.

Para la Federación Internacional, la clave para asegurar que se responda a las necesidades tanto a corto como a largo plazos es apoyar a la Sociedad Nacional y fortalecer su capacidad para trabajar con las comunidades vulnerables.

Más información


Documentos disponibles:

 



La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.