Gestión de desastres


Con el apoyo de la Federación Internacional, las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trabajan con las comunidades para reducir el riesgo de desastres, mitigar sus efectos, prepararse, responder y recuperarse de ellos.

La gestión de desastres puede definirse como la organización y la gestión de recursos y responsabilidades para abordar todos los aspectos humanitarios de las emergencias, en particular la preparación, la respuesta y la recuperación a los desastres, a fin de reducir sus efectos.

- PULSE AQUI PARA AMPLIAR LA IMAGEN -

Las primeras personas que responden a un desastre son las que viven en las comunidades afectadas. Son las primeras en poner en marcha operaciones de rescate y socorro. Por esta razón, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja enfocan su labor en la preparación para desastres basada en la comunidad, que ayuda a las comunidades a reducir su vulnerabilidad a los desastres y a fortalecer su capacidad para resistir a los mismos.

Cuando la capacidad de una comunidad o un país para responder a y recuperarse de un desastre resulta desbordada, y a solicitud de la Sociedad Nacional, la Federación Internacional utiliza sus redes, activos y recursos regionales e internacionales para proporcionar asistencia a las comunidades y a la Sociedad Nacional de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja concernida. En el plano internacional, la Federación Internacional aboga frente a los gobiernos, las organizaciones internacionales y los donantes humanitarios por la aplicación de mejores prácticas y la rendición de cuentas en la gestión de desastres y por un mayor respeto de la dignidad de las personas vulnerables.

Documentos disponibles: 

Enlaces útiles:



La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.