Erupciones volcánicas

Definición y características

Una erupción volcánica es la descarga de lava y gases por la chimenea de un volcán. Su consecuencia más común es el desplazamiento de poblaciones, pues es frecuente que el flujo de lava en movimiento obligue a huir a una gran cantidad de personas. Muchas veces se produce una escasez de alimentos temporal. Pueden producirse flujos de cenizas volcánicas (lahares).

El tipo más peligroso de erupción volcánica es el que da lugar a la "avalancha incandescente". Esta se produce cuando el magma recién expulsado forma flujos piroclásticos ardientes, que pueden alcanzar temperaturas de hasta 1.200 ºC. Los flujos piroclásticos están formados por fragmentos de roca procedentes de una explosión volcánica. Descienden rápidamente por las faldas del volcán a velocidades de hasta varios cientos de kilómetros por hora y pueden desplazarse distancias de 10 kilómetros y a veces de hasta 40 kilómetros del volcán.

La respuesta de la Federación Internacional en casos de erupción volcánica se ajusta a las necesidades en cada situación específica. Dado que muchas veces se producen desplazamientos de poblaciones, es primordial en estos casos proporcionar lugares seguros, alojamiento, agua, alimentos y suministros médicos. En general, la respuesta se enfoca prioritariamente en proporcionar refugio temporal; agua potable y saneamiento; suministros alimentarios; y, a corto plazo, servicios de atención de salud y suministros médicos.

Más información

Enlaces útiles:

Operaciones Cruz Roja / Media Luna Roja:



La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.