Terremotos

 

Los terremotos se producen por la liberación de tensiones acumuladas en el interior de la Tierra. Las rupturas repentinas en las capas superiores de la Tierra, a veces acompañadas por la ruptura de la superficie terrestre, producen vibraciones del suelo que pueden ser suficientemente fuertes como para derrumbar edificios, cobrarse víctimas mortales y destruir propiedades.

Los terremotos no pueden predecirse, y sus efectos pueden ser devastadores. Después de un terremoto importante, las réplicas pueden ser tan fuertes como un nuevo terremoto. Normalmente, los terremotos ocurren a lo largo de las placas tectónicas, en los límites entre placas.

Mapa global de placas tectónicas


PULSE AQUI PARA AMPLIAR LA IMAGEN

Muchas veces, los terremotos desencadenan deslizamientos de tierras, olas sísmicas marinas y tsunamis. Con frecuencia se producen fuertes réplicas que causan daños adicionales e intensifican el estrés psicológico.

Cuando ocurre un terremoto, los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja locales realizan actividades de búsqueda y rescate, más eficaces que la ayuda que pueden prestar los equipos de rescate provenientes del extranjero, que normalmente llegan demasiado tarde. En las primeras 48 a 72 horas después del terremoto, suele ser necesario intervenir quirúrgicamente a un elevado número de heridos graves. Después de este plazo, son pocas las intervenciones quirúrgicas que pueden realizarse para salvar vidas.

Medir los terremotos

Después de un terremoto, la respuesta de la Federación se concentra prioritariamente en los primeros auxilios, el alojamiento, el agua potable y el saneamiento, la atención básica de salud y la atención en hospitales de campaña. Siempre tiene en cuenta el apoyo psicológico y posibles mecanismos de búsqueda para establecer el contacto entre familiares.

Las escalas de intensidad, p. ej., la escala de Mercalli modificada y la escala de Rossi-Forel, miden el grado de sacudida en un lugar concreto. Es decir, la intensidad de un terremoto varía en función del lugar. A veces se hace referencia a los terremotos de acuerdo con su intensidad máxima.

Las escalas de magnitud, como la escala de Richter y la de magnitud de momento, miden la magnitud del terremoto en su punto de origen. Por lo tanto, la magnitud no depende del lugar en que se realiza la medición. Muchas veces se informa de varias magnitudes ligeramente diferentes en lo relativo a un mismo terremoto. Ello se debe a la relación compleja entre las mediciones sísmicas y la magnitud. Con frecuencia, los diferentes métodos arrojan magnitudes ligeramente diferentes para un mismo terremoto.

Los terremotos se miden de acuerdo con la escala de Richter. Los efectos más devastadores se producen a partir del grado 6 de esta escala y cuando el epicentro se localiza en zonas densamente pobladas. Los terremotos pueden ocasionar un elevado número de muertos y heridos y destruir en grado importante los edificios y la infraestructura.

Prevención

Los terremotos no pueden evitarse, pero sí es posible reducir sus daños potenciales a través de:

  • el desarrollo de posibles indicadores de alerta;
  • normas sobre el uso de la tierra;
  • normas de edificación;
  • reubicación de comunidades;
  • programas de sensibilización pública y educación.

Documentos disponibles:

Enlaces útiles:

Operaciones Cruz Roja / Media Luna Roja:



La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.