La salud en las emergencias

Cada año, la vida y la salud de millones de personas se ven afectadas por emergencias. La Federación trabaja para reducir la enfermedad y la muerte, y para mejorar la salud y mantener la dignidad de los seres humanos durante las emergencias sanitarias.

En los últimos diez años, las diferentes catástrofes ocurridas en todo el mundo han causado la muerte a más de un millón de personas y han afectado a casi tres millones, todo lo cual ocasionó pérdidas por valor de 1000 millones de dólares estadounidenses Informe Mundial sobre  Desastres 2009

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y sus millones de voluntarios proporcionan una respuesta de primera línea cuando ocurre una emergencia. Prestan asistencia inmediata a las víctimas y participan en actividades a más largo plazo que permiten salvar vidas y mejorar la salud.

 Desastres naturales

Cuando una comunidad ya afectada por la pobreza, la enfermedad y una infraestructura deficiente padece una catástrofe, como un terremoto, una inundación o una tempestad, las consecuencias son devastadoras. Además de las consecuencias directas del desastre, el potencial de desarrollo se ve obstaculizado o gravemente demorado. La pronta y eficaz respuesta de la Federación Internacional permite salvar vidas y ayuda a reencauzar a las comunidades hacia un futuro mejor.

 Myanmar: Ciclón Nargis

Cuando en mayo de 2008 un ciclón de gran magnitud arrasó la costa de Myanmar provocando una devastación sin precedentes, los socorristas extranjeros tuvieron muchos problemas para llegar a las comunidades damnificadas. Los voluntarios de la Sociedad de la Cruz Roja de Myanmar establecieron decenas de centros sanitarios para que la población pudiera contar con servicios básicos de salud y recibir asistencia. Esta labor contó con el respaldo del asesoramiento técnico y los recursos de la Federación Internacional, y con la ayuda de muchas Sociedades Nacionales hermanas.

Brotes de epidemias

Las epidemias de enfermedades infecciosas, entre otras, la diarrea, la meningitis, la fiebre amarilla, las infecciones respiratorias, la polio y la fiebre hemorrágica, así como otras enfermedades causan  un elevadísimo número de muertes y discapacidades.

 Los brotes de enfermedades infecciosas son más frecuentes en las comunidades pobres y superpobladas con un nivel de vida bajo. Estas circunstancias hacen aún más difícil contener la enfermedad y prestar una atención de salud eficaz. Los ministerios de salud, los organismos internacionales, las organizaciones no gubernamentales y las propias comunidades son responsables de prevenir las enfermedades y tratar a los afectados. Los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja surgen como enlaces entre las personas y las comunidades y la ayuda crucial que necesitan.

 Zimbabwe: Cólera

En 2008, un brote de cólera de proporciones inusualmente amplias afectó a todo Zimbabwe. A mediados de 2009 ya afectaba a más de 100.000 personas en un país en el que la infraestructura sanitaria ya estaba en ruinas. La Federación Internacional instaló centros de tratamiento del cólera procedentes de seis países, así como plantas de tratamiento de agua para suministrar 800.000 litros de agua limpia al día. Miles de voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja visitaron familias, localizaron a los enfermos, proporcionaron sales de rehidratación oral y enseñaron a tratar el agua a nivel doméstico.

Cambiar el comportamiento, mejorar la vida

Tal como ocurre con muchas amenazas a la salud, el cambio de comportamiento en las comunidades damnificadas es un aspecto decisivo para prevenir las enfermedades y mejorar la salud en las emergencias. Otro aspecto es la provisión de recursos en materia de atención de salud.

 La Federación trabaja en ambos frentes. Mientras despliega numerosas Unidades de Intervención de Urgencia (UIU) para apoyar o sustituir infraestructuras sanitarias desbordadas, el personal y los voluntarios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trabajan en sus comunidades suministrando artículos de socorro, orientando y ayudando a las personas a adaptar su vida y su comportamiento para proteger la salud. Esta labor ayuda a prevenir y gestionar las epidemias [Link to Epidemic Control in the list of publications], promover la buena salud y dar a las comunidades locales los recursos que necesitan para afrontar la situación.

Generar capacidad

El vasto programa de formación en salud de la Federación Internacional contempla una amplia gama de destinatarios, desde expertos profesionales de la salud de su Escuela sobre el terreno hasta el personal de las Sociedades Nacionales y los voluntarios, que reciben capacitación en salud pública.

Varias publicaciones están a disposición de las Sociedades Nacionales y del público.



La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.