Servicios de sangre

La seguridad e integridad del suministro de sangre de un país es fundamental para la seguridad de su sistema de salud y guarda relación con la consecución de tres Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas:

 

  • Reducir la mortalidad de los niños
  • Mejorar la salud materna
  • Combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades

 

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) reconoce que “la seguridad en materia de salud es un requisito fundamental e indispensable para el desarrollo mundial, nacional y personal”.

Entre las prioridades de la Federación en materia de seguridad sanitaria cabe señalar las siguientes:

  • mejorar la capacidad local, regional e internacional para intervenir en caso de desastre y de emergencia de salud pública
  • aumentar las actividades en materia de promoción de la salud, prevención de enfermedades y reducción del riesgo de desastre en las comunidades vulnerables
  • aumentar y promover los programas sobre el VIH/SIDA

Cumplir con las expectativas de la población

Todas las personas tienen derecho a contar con la sangre y los productos sanguíneos que se les administra son objeto de una recolección y un suministro seguros y sostenibles. La integridad con que se gestionan los programas de sangre es vital para generar y mantener la confianza entre los miembros de la comunidad.

La Federación apoya el establecimiento de sistemas de sangre seguros y sostenibles, haciendo especial hincapié en la donación voluntaria no remunerada de sangre. Los donantes voluntarios no remunerados, en particular los donantes regulares, sientan las bases de un suministro seguro y sostenible que atiende a las necesidades de todos los pacientes que requieren transfusiones.

 

La función del gobierno

La transfusión de sangre es un elemento esencial de la atención de salud de nuestros días, y los gobiernos tienen la obligación de proveer una buena atención de salud a sus ciudadanos. Un programa de sangre constituye un firme compromiso en términos de recursos financieros y recursos humanos.

Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trabajan con los Ministerios de Salud de los correspondientes países para determinar la mejor forma de aprovechar los puntos fuertes de la Federación Internacional, que suelen radicar en el área de la educación o la movilización de la población en favor de la donación voluntaria de sangre.

 

Nuestra visión, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud

La Federación ha trabajado con la Organización Mundial de la Salud en la elaboración de un marco mundial (link to Global Framework page) que ayude a conseguir el 100 por ciento de donaciones voluntarias de sangre en todos los países. Esta meta se ha logrado en más de 50 países, incluidos países con recursos limitados.

 

El camino a seguir

En el documento de posición de 2009 de la Federación Promoting Safe and Sustainable Blood Systems (link to Position paper: Promoting safe and sustainable blood systems) se preconizan planteamientos que establecen o mantienen la seguridad y sostenibilidad de los sistemas de sangre.

 

¿Cómo se utiliza la sangre para salvar una vida?

La demanda y el suministro de sangre para salvar vidas varían de un país a otro, sin embargo, el diagrama adjunto revela el destino de la sangre o la forma en que ésta ayuda a salvar vidas o a mejorar la calidad de vida. Cabe señalar que este diagrama proviene de un servicio de sangre de un país desarrollado, donde la necesidad de sangre difiere ampliamente de la de los de países de escasos recursos.

 

 

 



La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.