Acción internacional para lograr el 100 por ciento de donaciones de sangre voluntarias y no remuneradas

La transfusión de sangre es indispensable para que la prestación de atención de salud pueda salvar vidas y mejorar la salud de millones de personas. En muchos países hay una escasez crónica de sangre segura y productos sanguíneos, así pues, una parte considerable de la población mundial no puede beneficiarse de una transfusión. El número de personas dispuestas a donar sangre y que reúnen las condiciones para hacerlo debe aumentar.

 El ideal: el 100 por ciento de donaciones voluntarias de sangre

 La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) han formulado un plan de acción mundial para lograr el 100 por ciento de donaciones voluntarias de sangre en todos los países.

 Este instrumento se basa en el reconocimiento de que la donación voluntaria no remunerada de sangre es el fundamento de un suministro sostenible de sangre segura. Se aspira a fortalecer los programas nacionales de donación de sangre para crear una reserva estable de donantes lo más segura posible.

 Los donantes de sangre: un recurso nacional

 Los donantes voluntarios donan sangre, plasma o componentes celulares por razones altruistas. No reciben retribución alguna ni en efectivo ni en especie, y su gesto no supone ausentarse del trabajo más tiempo del razonablemente necesario para el desplazamiento y la donación. Su decisión conciente responde al deseo de ayudar a los demás y a un sentido de responsabilidad social.

 En países que aún dependen de la donación de sangre de familiares o de las donaciones pagas, aumentar las donaciones voluntarias no remuneradas ayudará a que la responsabilidad de proveer sangre ya no recaiga sobre los familiares sino en el sistema de atención de salud, y a desalentar la venta de sangre.

Hasta la fecha, 54 países, incluidos países de limitados recursos, han logrado un suministro nacional de sangre basado en el 100 por ciento de donaciones voluntarias.

Destinatarios del marco global

 El marco ha sido concebido para uso de aquellos que formulan políticas, planifican y administran en todos los niveles de los ministerios de salud, las autoridades sanitarias regionales, los servicios de sangre, las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, las organizaciones de donantes de sangre y otros asociados, quienes trabajan para lograr el 100 por ciento de donaciones voluntarias de sangre. En él se proponen estrategias y medidas que pueden adoptarse a nivel nacional y de la comunidad, y se describen las acciones que están emprendiendo la OMS y la Federación para ayudar a los países a hacer funcionar estas estrategias.

 Cómo se formuló el marco global

La OMS y la Federación Internacional organizaron talleres de formación en las regiones de África oriental, Mediterráneo oriental, Asia sudoriental y Pacífico occidental para formular un programa de donación voluntaria de sangre.

 Participaron diversos actores, a saber, administradores de servicios de sangre, personal a cargo del reclutamiento de donantes y del área asistencial de los ministerios de salud, servicios de sangre y Sociedades Nacionales, voluntarios con experiencia de organizaciones de donantes de sangre, Club 25 y otras organizaciones no gubernamentales. Intercambiaron información relativa a factores que inciden en el éxito o el fracaso de los programas de donación de sangre.

 

El marco de acción global se someterá a examen y revisión dentro de cinco años. Mientras tanto, toda actualización de las recomendaciones se reflejará aquí WHO Blood Transfusion Safety website

Marco global de acción para lograr el 100 por ciento de donaciones voluntarias de sangre

El marco ha sido concebido para ayudar a los países a aumentar la donación voluntaria de sangre con el  apoyo del gobierno, los asociados y otras partes interesadas.

Consta de cuatro áreas estratégicas, a saber:

  •  Creación de programas nacionales de donación de sangre sobre la base de una tasa del 100 por ciento de donaciones voluntarias.
  • Creación de una cultura de donación voluntaria de sangre a través de la comunicación y la educación, y celebración del Día Mundial del Donante de Sangre (WBDD).
  • Creación de una reserva estable de donantes mediante la motivación y el reclutamiento de nuevos candidatos de poblaciones de bajo riesgo, y la concienciación de los donantes existentes que fallan, a fin de que asuman el compromiso de la donación regular y reconozcan el valor de la misma como contribución a la sociedad
  • Prestación de asistencia de calidad a los donantes para que la donación de sangre no les resulte onerosa

 La Federación Internacional siempre ha preconizado la donación voluntaria de sangre. Incluso antes de la aparición de los bancos de sangre en la década de los 30’, al menos una Sociedad Nacional ya promovía la donación voluntaria de sangre. En la actualidad, más de la mitad de las Sociedades Nacionales hacen lo mismo, y a todas se las anima a trabajar con las autoridades sanitarias de su país para conseguir el 100 por ciento de donaciones voluntarias de sangre. La Federación está empeñada en lograr que aumente el número de países donde se promueve la donación voluntaria y no remunerada de sangre.

 La Federación también ha creado un Grupo Mundial de Asesores para los Servicios de Sangre para las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que tienen programas de donación de sangre. Se trata de un grupo de expertos procedentes de una gama de Sociedades Nacionales, que promueve y facilita la mejor práctica de los programas de donación de sangre entre todas las Sociedades Nacionales.

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 189 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.