Documento de posición: promover sistemas de sangre seguros y sostenibles

En toda sociedad, las personas tienen derecho a contar con que la sangre y los productos sanguíneos que se les administran provienen de un sistema seguro y sostenible, del que se beneficien sus comunidades y sus sistemas de salud.

 La misión de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) supone un compromiso a fin de “aumentar la capacidad, la sostenibilidad y la dignidad”. La seguridad de la sangre es crucial tanto para la inocuidad de las transfusiones como para la seguridad de los sistemas de salud, y la Federación reconoce que “la seguridad en materia de salud es un requisito fundamental e indispensable para el desarrollo mundial, nacional y personal”.

 La seguridad sanitaria se refleja en las prioridades del Programa Mundial de la Federación (check if there is a link?) para mejorar las intervenciones en casos de desastre y emergencias de salud pública. Estas prioridades son las siguientes:

  • incrementar las acciones de promoción de la salud en las comunidades vulnerables
  • incrementar las actividades de prevención de enfermedades y reducción del riesgo de desastre
  • incrementar los programas y actividades de promoción relativas al VIH/SIDA

 La Federación Internacional respalda una mayor seguridad sanitaria mundial promoviendo el establecimiento de sistemas de sangre seguros y sostenibles, en particular a través de la donación voluntaria no remunerada. También fomenta la gestión eficaz del riesgo y la buena gobernanza de dichos sistemas.

Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trabajan en contextos sanitarios y comunitarios muy disímiles, y la Federación aboga por la igualdad, el acceso, la calidad y seguridad de la sangre y los productos sanguíneos para que todos los ciudadanos puedan tener confianza en la seguridad e integridad de su sistema de sangre. La seguridad de la sangre guarda relación con la consecución de tres Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas:

 

  •  Reducir la mortalidad de los niños
  • Mejorar la salud materna
  • Combatir el VIH/SIDA, la malaria y otras enfermedades

 La donación voluntaria no remunerada se considera decisiva para la iniciativa internacional de salud desde la aprobación de la resolución de la Asamblea Mundial de la Salud de 1975, en la que se pedía a los Estados Miembros “el establecimiento de servicios nacionales de transfusión basados en donaciones voluntarias”, principio reafirmado por la Asamblea Mundial de la Salud en 2005.

En 2003, en el Compromiso de Santiago de Chile sellado por las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de América se mencionaba la promoción de la donación voluntaria no remunerada entre las áreas que “poseen el mayor potencial para aumentar la repercusión en la salud pública y la integración en todas las intervenciones de las Sociedades Nacionales”.

 

Hasta 2008, se había logrado el suministro de sangre basado en un 100 por ciento de donaciones voluntarias no remuneradas en 54 países, incluidos algunos países en desarrollo.

 

El Grupo Mundial de Asesores en materia de estructura institucional y gestión de riesgo para las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que participan en programas de sangre presta asesoramiento específico sobre gobernanza institucional y gestión de riesgos en los servicios de sangre, y fomenta la mejor práctica posible, la movilización de recursos y el intercambio de conocimientos entre los servicios de sangre de las Sociedades Nacionales miembros.

 

A través de las Sociedades Nacionales y en asociación con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la Federación contribuye a las actividades internacionales para promover sistemas de sangre seguros y sostenibles que impulsen la salud y el bienestar de la comunidad. La promoción, el liderazgo y la orientación de la Federación posibilita a los países avanzar hacia la consecución de la seguridad sanitaria.

Nuestra posición

 La Federación Internacional y sus Sociedades Nacionales miembros se esfuerzan por:

  • respaldar y preconizar el principio de la donación de sangre voluntaria no remunerada
  •  reconocer que la salud y el bienestar del donante y del receptor son primordiales
  • promover prácticas seguras, sostenibles y justas en la elaboración y administración de los programas de sangre
  • apoyar el objetivo de la autosuficiencia de los países en materia de sangre, entre otras cosas, abogar por que dispongan de suficiente sangre y productos sanguíneos para atender a las necesidades sanitarias domésticas
  •  promover un enfoque equilibrado para la adopción de decisiones en materia de seguridad de la sangre
  • promover y respaldar un nivel de ética elevado, la integridad y la rendición de cuentas, de conformidad con el Código de Ética para la donación y la transfusión de sangre de la Sociedad Internacional de Transfusión de Sangre, según fue adoptado por la Conferencia Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja en 1981, el cual cuenta con el apoyo de la OMS
  • respetar la confidencialidad de todos los datos relativos al donante de sangre y a la donación
  • prestar apoyo a otras Sociedades Nacionales y servicios de sangre para que logren sistemas de sangre seguros y sostenibles


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.