Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja - En todas partes, para todos

Publicado: 6 mayo 2016 10:15 CET

Declaración del señor Tadateru Konoé, presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y del señor Peter Maurer, presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja

Con ocasión del Día Mundial de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, se celebra la valentía y los logros de los diecisiete (17) millones de voluntarios y cerca de un millón de miembros del personal del Movimiento que, en el desempeño de su labor antes, durante y después de situaciones de desastre, crisis sanitarias o conflictos, mantienen vigentes, día a día, el sentido de compromiso de la organización para con la humanidad. El Movimiento presta servicio a nivel local e internacional, con independencia e imparcialidad, y está presente en todas partes y para todos.

 

En calidad de respectivos presidentes del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (Federación Internacional), de manera privilegiada hemos sido testigos de la fortaleza y la diversidad del Movimiento, así como del significado concreto del lema “en todas partes, para todos” en la labor que desempeñan el CICR, la Federación Internacional y las ciento noventa (190) Sociedades Nacionales miembros para garantizar la constante prelación del imperativo humanitario.

En Tuvalu, ese lema se materializa en la formación y el apoyo que brinda la Cruz Roja de Tuvalu a los once residentes en la diminuta isla de Papaeliese, una de las comunidades más reducidas y aisladas del mundo, así como en los mensajes de alerta sobre ciclones y tsunamis que recibe esa la población a través de telefonía móvil.

Nuestra labor al servicio de todos por doquier comprende también el apoyo a grupos marginados y estigmatizados. La Cruz Roja Irlandesa ha elaborado un programa de primeros auxilios y salud, distinguido con varios reconocimientos, que favorece la adquisición de destrezas útiles por parte de los presos en su camino hacia la rehabilitación. A través del programa se beneficia diariamente a cuatro mil (4 000) presos y a doce mil (12 000) familiares y miembros del personal.

El servicio a todos, por doquier supone perseverar en la asistencia a las personas necesitadas, incluso cuando otros abandonan ese lugar. Ante la destrucción de vidas y de comunidades en Sierra Leona, Guinea y Liberia bajo los efectos del aterrador brote de ébola en África occidental, los voluntarios de la Cruz Roja se contaron entre los primeros en acudir en auxilio pese a los formidables riesgos. Ante la pregunta sobre la razón para permanecer allí, un voluntario respondió: “Si no lo hace la Cruz Roja… ¿quién?”.

Ese lema se materializa, asimismo, en la posibilidad de que quienes abandonan sus hogares para huir de la guerra, la persecución o los desastres permanezcan en contacto con sus familiares, o puedan localizarlos si desconocen su paradero, gracias a la red mundial del Movimiento para el restablecimiento del contacto entre familiares.

En Siria, nuestra labor al servicio de todos por doquier entraña el riesgo de muerte o de sufrir heridas mientras se presta asistencia de extrema urgencia a quienes la necesitan desesperadamente. Desde que comenzara el conflicto hace más de cinco (5) años, han fallecido cincuenta y tres (53) voluntarios de la Media Luna Roja Árabe Siria y ocho voluntarios y miembros del personal de la Media Luna Roja Palestina que prestaban servicios básicos tales como el suministro de alimentos, agua, mantas, o atención médica.

En un mundo complejo y turbulento, caracterizado por crecientes vulnerabilidades, crisis sanitarias, conflictos de larga data, la migración, los desplazamientos y el incremento de los desastres naturales debidos al cambio climático, además de la amenaza continua que emana de los riesgos nucleares y tecnológicos, el desempeño de nuestra labor en todas partes y al servicio de todos representa un desafío cada vez mayor. Cada año, llevamos a cabo actividades de intervención y programas de desarrollo y de fortalecimiento de la capacidad de resistencia y recuperación en beneficio de millones de personas, tanto a raíz de desastres como en situaciones de conflicto armado. El auge de las vulnerabilidades, no obstante, trae consigo el aumento de las necesidades humanitarias.

La asistencia en todas partes para todos exige el fortalecimiento de las capacidades locales a través de nuestra red de cooperación mundial. Por ende, con motivo de la conmemoración de este día mundial, si bien celebramos la labor del Movimiento y la valentía y la entrega de los voluntarios y los miembros del personal, también reflexionaremos sobre las formas de cooperación con particulares, comunidades y gobiernos que nos permitirán optimizar el apoyo que prestamos a las personas necesitadas, disminuir los riesgos que corren, y fortalecer su capacidad de resistencia y recuperación, además de mejorar nuestros servicios y rendición de cuentas.

Nos esforzaremos por mejorar el acceso a la atención de la salud y prevenir las enfermedades no transmisibles, integrar la reducción del riesgo de desastres en las estrategias relativas al cambio climático, fortalecer los marcos jurídicos y fomentar la observancia del derecho humanitario internacional, lograr acceso humanitario sin trabas y en condiciones de seguridad a las personas afectadas por conflictos, e invertir en las aptitudes de dirección de los jóvenes.

En la Cumbre Humanitaria Mundial que se celebrará este mes en Estambul, se reafirmará el sentido de compromiso del Movimiento para con la humanidad mediante un clamor al unísono en favor de un mundo más seguro, pacífico y con mayor capacidad de resistencia y recuperación, e hincapié en la función singular del Movimiento en la asistencia a las personas necesitadas.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.