Boliva: inundaciones dejan miles de damnificados

Publicado: 11 marzo 2011 16:26 CET

Rodolfo Bergantino, en Panamá y Ana Rosa Boyán en La Paz

Emociones fuertes en la capital

“Tengo dolor en el vientre,” fue lo primero que dijo Saturnina Colque, una mujer con ocho meses de embarazo, al encontrar las brigadas de salud de Cruz Roja Boliviana mientras trasladaba algunas de sus pertenencias a un albergue para damnificados en el Departamento de La Paz.

Saturnina, como miles de otros Bolivianos perdió su casa bajo uno de los muchos deslaves que afectaron la zona de Callapa, localizada en la capital del país, durante la semana pasada. Desde entonces intenta salvar las pocas pertencias que puede rescatar de los escombros con la ayuda de su familia.

“Atendimos a doña Saturnina en un estado crítico. Con ocho meses de embarazo el dolor que tenía era algo serio,” cuenta el Dr. Reynaldo Ayala, de las Brigadas de Salud de la Cruz Roja Boliviana, filial de La Paz.

“La examinamos y no sólo estaba resfriada, sino que sufría de presión alta y su estado emocional era depresivo, debido al cansancio y el estrés. Luego de realizarle un control de embarazo pudimos informarle que todo iba normal, y la acompañamos hasta que se calmó un poco y pudo se trasladada a un centro hospitalario para que le prestaran mayor atención,” observa Ayala.

La familia de Saturnina es una de las más de 2,500 familias afectadas por los deslaves en La Paz.

Ayuda entre vecinos

Ronald Clavijo, voluntario de socorro de la Cruz Roja trabaja en el pueblo de Rurrenabaque, en el Departamento de Beni, dónde hay unas 1,000 familias afectadas y más de 50 familias que han perdido sus casas se encuentran sorteando el temporal en centros de alojamiento colectivo.

Fue en este pueblo que Ronald conoció a Don José Melgar, uno de los muchos habitantes afectados que, aún luego de haber sufrido serio peligro de perder sus vidas, lamentan no poder hacer más por las personas más vulnerables.

"Es el peor desastre que he visto en treinta años. Las calles están inundadas con agua y lodo. Duele ver a pobladores de etnias indígenas que vivían a orillas del río Beni que se desplazaron hasta el pueblo para buscar ayuda y nosotros sin poder ayudarles, porque todos estamos en una situación crítica, comenta Don José.

En el Departamento de Beni hay más de 2,600 familias afectadas, particularmente en las áreas rurales, como Rurrenabaque, donde un cuerpo de voluntarios de socorro y emergencias de la Cruz Roja Boliviana se mantiene activo ofreciendo apoyo a las personas que más lo necesitan.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.