Con la ayuda que recibo de Cruz Roja estoy recuperándome

Publicado: 5 septiembre 2016 2:30 CET

La angustia aún la siente. Recuerda cada segundo del fatídico día en el que el terremoto azotó su hogar. María Lucía Ávila aún tiene en su piel las cicatrices de los escombros que la sepultaron durante varias horas. Ella perdió su casa, fueron sus vecinos quienes la rescataron; momentos que no olvidará jamás pero que ahora se mimetizan con la esperanza de salir adelante.

Ella vive en San Ignacio, comunidad ubicada aproximadamente a una hora de la capital de la provincia de Manabí, Portoviejo. San Ignacio fue severamente afectado por el movimiento telúrico del pasado 16 de abril.

María Lucía afirma que a sus 73 años no había vivido algo parecido como aquel fatídico sábado. “Yo me estaba bañando y de pronto la tierra empezó a temblar y las paredes a caerse. Yo alcancé a salir de la ducha, pero no pude llegar porque caí y quedé inconsciente”, recordó. Los moradores de San Ignacio salieron de sus casas y observaron los daños. La casa de María se había destruido. Con tristeza asumieron que ella había perdido la vida debajo de los escombros, sin embargo, al acercarse a la edificación escucharon su pedido de auxilio y de inmediato buscaron la manera de socorrerla.

Pasaron varias horas antes de rescatarla entre los escombros. María presentaba heridas que debían ser atendidas de inmediato. Decidieron llevarla a un centro de salud en el que le diagnosticaron varios politraumatismos, de los cuales aún no logra recuperarse totalmente. 

Antes del terremoto, María subsistía con los ingresos de trabajos ocasionales que realizaba en la zona. Hoy en día debido a sus heridas no puede realizarlos. Sus 7 hijos están a cargo de sus cuidados. “Ha sido una época muy difícil de sobrellevar, pero seguiré de pie hasta que Dios me lo permita”, comentó.

María aún siente temor al recordar esos duros momentos que vivió. Sin embargo, la esperanza de recuperar todo lo que el desastre le arrebató se mantiene. “Con la ayuda que recibo de Cruz Roja estoy recuperándome, no pido cosas grandes porque sé que poco a poco regresaré a la normalidad”, dijo.

Cruz Roja Ecuatoriana ha realizado entregas de ayuda humanitaria en la comunidad de San Ignacio consistentes en kits de alimentos, kits de cocina y frazadas, desde que ocurrió el terremoto. Además, los moradores del lugar han recibido atención pre hospitalaria y Apoyo Psicosocial para disminuir los efectos traumáticos que pudo haber dejado el desastre, además se continúa apoyando el fortalecimiento de las capacidades locales.  




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.