Hemocentro Nacional de la Cruz Roja Ecuatoriana se mantiene estable tras Sismo

Publicado: 27 abril 2016 23:35 CET

A raíz del terremoto que golpeó la costa central de Ecuador el 16 de abril, así dejando a miles de personas en necesidad de atención médica, la Cruz Roja Ecuatoriana movilizó toda clase de ayuda humanitaria hacia la costa, incluyendo equipos de búsqueda y rescate, voluntarios capacitados en la atención pre-hospitalaria y el apoyo psicosocial y suministros de emergencia. La movilización de inmediata de ayuda humanitaria hacia Manabí y Esmeraldas fue alta prioridad para todas las unidades de trabajo de la Cruz Roja Ecuatoriana.

La Cruz Roja Ecuatoriana Centro Nacional de Sangre fue uno de los primeros en entrar en acción.  De hecho, ellos ya han estado tomando medidas para responder a Manabí, Esmeraldas y en cualquier otro sitio en el Ecuador desde hace años.

"El Centro de Sangre ha estado trabajando horas normales con personal normal," dice la Dr. Mónica Pesántez, la Gerente General del Hemocentro Nacional de la Cruz Roja Ecuatoriana, el sistema de servicios de sangre más grande de Ecuador.

"Hemos podido sobrellevar la situación.  Nuestro plan de contingencia – la coordinación con nuestros centros de donación para mantener la cantidad adecuada de suministro de sangre en los centros de distribución - ha funcionado.  Tenemos 800 unidades de emergencia para los próximos 15 días y aun no se han agotado, por lo cual no hemos tenido que convocar para donaciones. "

Siendo el sistema de donación y distribución más robusta del país, el Hemocentro Nacional de la Cruz Roja Ecuatoriana le suministra sangre a 92% de los hospitales públicos de Ecuador y trabaja con todos los hospitales del sector privado.  El 97% del inventario del Hemocentro vienen de donaciones voluntarias mientras que las donaciones voluntarias componen sólo el 60% en todo Ecuador.  Utilizando los más estrictos controles de calidad y protocolos entre un Hemocentro Nacional, un centro regional y cinco centros de fraccionamiento, el Hemocentro marchacomo un mecanismo de reloj, utilizando una programación de días de pedido y días de entrega para mantener un amplio stock de sangre utilizable en todo el Ecuador.

"Las comunicaciones con Manabí y Esmeraldas estuvieron caídas por unos días después del terremoto, por lo que enviamos un suministro de emergencia, por si acaso, pero ahora sólo estamos enviando según la necesidad.  Aun así que los hospitales en las áreas afectadas han sufrido daños, cada una ha podido brindar servicios de sangre a las personas afectadas.  Hemos enviado casi el doble de lo que se envía normalmente a Manabí y Esmeraldas sin sobrecargar nuestro sistema," dice la Dra. Pesántez.

"Cada persona que ha necesitado sangre, la ha recibido."

Aun así que la planificación cuidadosa de las operaciones del Hemocentro Nacional ha evitado la necesidad de convocar para donaciones, las secuelas del terremoto todavía presenta una serie de desafíos.  En un extraño giro, la situación actual en las costas de Ecuador ha obligado al Hemocentro a trabajar para evitar un exceso de sangre en su inventario.

"¡Estamos saturados de donaciones!  Nuestros centros de donación simplemente no pueden manejar el volumen de donaciones en estos momentos.  Es muy difícil decirle a un donante que no necesitamos de su sangre en este momento.  Igual los necesitamos a ellos, esta situación de emergencia va a durar meses.

"Tratamos de enseñarle a los donantes que el manejo de los stocks de sangre se hace según las necesidades.  La sangre es perecible, la sangre tiene una fecha de caducidad.  Lo último que queremos es tener un excedente y vernos obligados a destruir insumos", explica la Dr. Pesántez, reconociendo la ironía de la situación.

"No es algo fácil de comunicar y no hay mucha comprensión.  Hemos tenido algunas quejas en nuestras redes sociales, cosas como 'Hey, ¿qué está pasando?  La Cruz Roja Ecuatoriana no quiere recibir nuestras donaciones de sangre, que pasa!? '  No entienden que los servicios de sangre se manejan de acuerdo a la oferta y la demanda.”

Los hospitales y los sistemas de salud en Manabí y Esmeraldas eventualmente recuperarán su capacidad operativa y se necesitará más sangre para los procedimientos quirúrgicos.

"Apenas han transcurrido cinco días.  El verdadero trabajo va a ser próximo mes, una vez empiecen las cirugías.”

La Dr. Pesántez indica que cuando llegue el momento, el Hemocentro Nacional estará listo para recibir las generosas donaciones de la gente de Ecuador.

"Trabajamos mucho con una estación de radio, por ahora no hemos tenido que llamarlos para iniciar una campaña de donación.  Habrá una necesidad, especialmente para los tipos de sangre O negativo y AB.  Le hemos pedido a la gente inscribirse y mantenerse actualizado, también hemos puesto nuestras reservas en alerta.  Tenemos nuestra lista de donantes, las empresas privadas con las que trabajamos y una base de datos de 40.000 voluntarios.  Estamos tranquilos en ese sentido, que podemos responder si es que las proyecciones son equivocadas."




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.