Historia de vida: Carlos Julio, voluntario de Cruz Roja Ecuatoriana

Publicado: 17 junio 2016 21:58 CET

Carlos Julio, voluntario de Cruz Roja Ecuatoriana: Después del terremoto, Cruz Roja reanimó mi vida y ahora tengo la necesidad de ayudar yo a los demás, tal y como me ayudaron ellos a mi” 

Esta es la historia de Carlos Julio Villeo Santana, de 46 años, natural de Manabí, vive actualmente en Quito, Ecuador. Me cuenta que gran parte de la familia de su mamá se encontraba viviendo en Pedernales en momento en el  que ocurrió el terremoto.

En Quito todo estaba tranquilo ese día hasta que llegó las siete de la noche. De repente, se oyó un ruido espantoso y el suelo empezó a temblar. Fue tan grande el movimiento de tierra que notaba como el suelo rugía y se dividía en dos. En un principio pensó que el epicentro era en la misma capital del país pero el comentario del resto de personas a  su alrededor le advertían que en otros lugares había sido peor.

Se encontraba preocupado por su familia, que vivía fuera. Intentó llamarles pero las líneas en ese momento estaban saturadas. Era imposible comunicarse con ellos. Fue en ese instante cuando recibió la llamada de su hermano desde la provincia de Sto. Domingo. Le confirmó lo que ya es su subconsciente sospechaba. El terremoto afectó gravemente en Pedernales donde residían sus tíos y primos maternales. Con lágrimas en los ojos, Carlos me confiesa que aquella llamada fue la más triste de su vida.

“El mundo se me cayó encima a mi, como si reviviera el momento del terremoto”. – confesó Villao-.”Esa llamada me confirmaba que todos mis familiares que vivían en Pedernales habían fallecido. Todos. Mis tíos, tías, primos y sobrinos. Incluso una primita que tenía mucho aprecio de 23 años y su bebé recién nacido de tres meses”.- me dijo.

Su situación emocional estaba tan mal que tuvo que ser asistido por el equipo de intervención psicosocial de Cruz Roja Ecuatoriana. –“Me fue de gran ayuda en ese momento”- me confirmó. “Los primeros momentos del duelo son claves para poder superarlo poco a poco y poder normalizar la situación”- añade. A partir de allí, dos semanas más tarde, se dirigió a la Junta de Pichincha de Cruz Roja donde se ofreció para colaborar directamente con las víctimas y damnificados del terremoto.

“Cruz Roja reanimó mi vida y ahora tengo la necesidad de ayudar yo a los demás, tal y como me ayudaron a mi”- afirma Carlos con lágrimas en los ojos.

Hoy en día, toda la familia de Carlos Julio se encuentra viviendo en la provincia de Sto. Domingo. Se marcharon de Pedernales hasta que la situación en el lugar mejore y se vean a salvo.Villeo sigue colaborando desinteresadamente en sus labores como voluntario de  Cruz Roja Ecuatoriana, donde dice con una leve sonrisa: “Siempre le estaré agradecido”. 




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.