Historia de vida: “Ser parte de esto me enorgullece”

Publicado: 29 julio 2016 1:41 CET

Por: Cruz Roja Ecuatoriana

Siempre me ha gustado ayudar a las personas, más que una labor es una vocación”, comenta Gabriel Ganchozo. Este pensamiento positivo y desinteresado le ha permitido a sus 29 años convertirse en el vicepresidente de la Junta Parroquial de Calceta, en la provincia de Manabí, uno de los sectores afectados por el terremoto del pasado 16 de abril.

Desde que ocurrió el sismo, el joven ecuatoriano –junto a un equipo- inició la operación de entrega de Asistencia Humanitaria a través de la Cruz Roja Ecuatoriana, organización en la que ejerce voluntariado desde hace varios años. Las comunidades afectadas en el cantón Bolívar, noreste de la provincia de Manabí, han sido su área de intervención. “Es la primera vez que este cantón recibe una ayuda tan grande y que además se despliegue una coordinación entre voluntarios, técnicos y profesionales con el único propósito de trabajar en beneficio de la comunidad”, dice.

Las exigentes capacitaciones y enseñanzas que recibió mientras se formaba como voluntario  le permitieron a Gabriel, estar más preparado para hacer frente a estos desastres.  Jamás imaginó –tan pronto- tener que aplicar en una situación real todos los conocimientos adquiridos. “Es una experiencia que no se ha vivido nunca antes y agradezco a Cruz Roja Ecuatoriana por darme la oportunidad de ser parte de esta iniciativa a mí y otros voluntarios. Ser parte de esto me enorgullece”, concluye.  

 

 




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.