Ser voluntaria es gratificante, es dedicación y vocación

Publicado: 21 agosto 2016 22:30 CET

“Ser voluntaria es gratificante, significa dedicación y vocación. He aprendido a valorar todo lo que tengo” dice Karen Castro, de 20 años, refiriéndose a la labor que desempeña como voluntaria de Cruz Roja Ecuatoriana. Asegura que es una experiencia que no cambiaría por nada.  

Karen vive con su mamá y sus hermanos en la ciudad de Quito, pero desde que ocurrió el desastre viaja a realizar actividades de voluntariado en las zonas afectadas. Dejar a su familia no es fácil, pero sabe que su recompensa llega trasformada en gestos de agradecimiento: sonrisas sinceras, abrazos y palabras de motivación. Esto la incentiva a seguir ayudando sin esperar nada a cambio.

Es la segunda ocasión que Karen visita Manabí después de la emergencia del 16 de abril y las experiencias que ha vivido como voluntaria de Cruz Roja Ecuatoriana –afirma- la han convertido en “una mejor persona”.

Recuerda que la primera vez que brindó su ayuda en la provincia de Manabí había transcurrido apenas un mes del desastre. En la zona encontró personas con heridas físicas a causa del terremoto, pero lo que más la conmovió fue conocer gente emocionalmente inestable, con mucho miedo. 

Ahora, después de tres meses cuando camina por las mismas calles, encuentra un panorama diferente. Reconoce a las personas que la conmovieron en su momento, pero actualmente con actitudes muy diferentes y con ganas de recuperar lo que tenían. Karen asegura que esto la alienta para seguir con su labor de voluntaria por mucho tiempo más.

“Ser voluntario es desprenderse de la cuna para ir a ayudar a los demás y lo que recibes a cambio es la esperanza y el apoyo que se da a las personas para que salgan adelante, siempre les recuerdo que no están solos que hay gente que los ayuda” comenta.

Hasta la fecha un total de 4.772 voluntarios de Cruz Roja Ecuatoriana se han movilizado a las provincias de Manabí y Esmeraldas para brindar apoyo a las familias afectadas por el terremoto.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.