Ser voluntario es adquirir conocimientos y experiencias

Publicado: 17 agosto 2016 0:05 CET

Por lo general son los padres quienes incentivan a sus hijos a realizar alguna actividad, pero en este caso, fue un hijo quien hizo -hace tres años- que Mané Larrea se uniera al voluntariado de la Cruz Roja Ecuatoriana. La diferencia de edad entre ella y los otros voluntarios puso en duda su interés de unirse al Movimiento, pero decidió intentarlo.

Mané tiene 46 años, pero –asegura- la edad no le ha impedido desempeñarse con éxito como voluntaria. Compartir sus experiencias motivó a sus otros dos hijos quienes ahora también son parte del voluntariado. “Somos una familia de voluntarios” asegura.

 “Estar en la Cruz Roja es estar en un mundo diferente, muchos piensan que ser voluntario es regalar tiempo, pero se equivocan: es recibir y adquirir no solo conocimientos sino experiencias gratas que te hacen una mejor persona”, comenta.

Mané ha brindado su ayuda y soporte por varias ocasiones en las actividades que Cruz Roja Ecuatoriana realiza en las zonas afectadas por el terremoto del 16 de abril en las provincias de Manabí y Esmeraldas. 

La última vez que estuvo en campo, Mané ejerció voluntariado por 10 días en el campamento de Cruz Roja Ecuatoriana instalado en Pedernales, zona cero del desastre. Durante estas semanas participó en las acciones de Salud Comunitaria. Además, brindó soporte junto a otros 25 voluntarios en la implementación del Programa de Transferencia en Efectivo en las comunidades de Coaque y La Cabuya.

Al finalizar el proceso de entrega de efectivo a los damnificados, los voluntarios evaluaron su desempeño y compartieron sus sensaciones sobre el mismo. Aseguraron que fue una experiencia diferente y emotiva porque generó un cambio en la comunidad que desde ese momento les permitió tener la capacidad de decidir cuáles son sus necesidades inmediatas.

Los voluntarios manifestaron que ésta –asimismo- fue una oportunidad para posicionar el trabajo que brinda Cruz Roja Ecuatoriana en las comunidades, la misma que consiste también en la rehabilitación y la reconstrucción post  terremoto.  




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.