Sistema de abastecimiento de agua segura en la comunidad La Cabuya

Publicado: 6 julio 2016 23:14 CET

El equipo de Agua y Saneamiento de Cruz Roja Ecuatoriana junto a los técnicos de la Federación Internacional han venido realizando visitas constantes a las comunidades afectadas por el terremoto que golpeó la costa ecuatoriana el 16 de abril del 2016. En una visita previa a la comunidad La Cabuya, ubicada en la provincia de Manabí, los expertos en manejo de agua segura determinaron que pobladores de la zona presentaban inconvenientes con el abastecimiento del líquido vital.

En respuesta a esta necesidad, el equipo técnico de Agua y Saneamiento-de manera inmediata- instaló un Blader (colchón que almacena alrededor de 20 mil litros de agua), para brindar a la comunidad el servicio de manera ininterrumpida.

La Cabuya es una zona rural que tuvo afectación de estructura en 17 casas del sector. El servicio de la luz eléctrica se restableció después de 22 días. Los pobladores de la zona se dedican, en su mayoría a la pesca; actividad que se ha visto afectada por el desastre que vivió la provincia.

"La Cruz Roja nos ayudó desde el inicio nos ha dado víveres y otras cosas, ahora están instalando un tanque para que siempre podamos recoger agua, es importante que existan estas ayudas y más ahora que ya queremos reactivarnos después del susto" comenta Fernando Velásquez morador de la comunidad.

Parte de la labor de los voluntarios es realizar visitas en los domicilios de las comunidades. En ellas se enseñan técnicas de cloración del agua, además de recomendaciones en lo que concierne a hábitos de higiene personal y limpieza del hogar. “Es importante recordarles a las personas que visitamos, que no se olviden de tapar los tanques donde almacenan el agua para prevención de enfermedades” afirmó Ruth Díaz voluntaria de la Cruz Roja ecuatoriana. 




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.