Un año después del terremoto, la Cruz Roja y la Media Luna Roja han apoyado a miles de familias para reconstruir sus vidas

Publicado: 16 abril 2017 19:05 CET

Un año después del terremoto de magnitud 7,8 que afectó a Ecuador, la Cruz Roja Ecuatoriana y la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja han apoyado a miles de familias para que se recuperen y reconstruyan sus vidas.

 

El terremoto cobró 663 vidas y afectó a más de 1 millón de personas. Voluntarios de la Cruz Roja fueron los primeros en responder, excavando para sacar a la gente fuera de los escombros y proporcionando asistencia para salvar vidas y proveer ausilio en las horas y días que siguieron. La operación pronto se expandió, trayendo personal de la Cruz Roja de todo Ecuador y alrededor del mundo.

 

"Desde el principio, cientos de voluntarios y estudiantes del Instituto Tecnológico de la Cruz Roja Ecuatoriana fueron movilizados para proveer servicios humanitarios, incluyendo atención prehospitalaria y rrecuperación de vínculos familiares", dijo Walter Cotte, Director Regional de la Federación Internacional para las Américas. "La respuesta de la FICR también llegó de inmediato. Desde el principio, varias Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de la región y de todo el mundo ofrecieron su experiencia y apoyo, asegurando que la Cruz Roja Ecuatoriana disponía de los recursos necesarios para realizar el trabajo que las comunidades necesitaban".

 

A medida que se cubrían las necesidades de emergencia, la operación de la Cruz Roja se dedicó a atender las necesidades de recuperación a más largo plazo. Esto incluye servicios de agua y saneamiento que han proporcionado beneficios continuos a alrededor de 600 familias y atención médica y odontológica a 59 comunidades a través de unidades médicas móviles en la ciudad de Pedernales.

 

También se han hecho progresos en la recuperación de viviendas, aunque aún quedan necesidades por cubrir. Aproximadamente 35.000 hogares fueron destruidos o dañados en el terremoto, con 140.000 personas que todavía carecen de vivienda adecuada. La Cruz Roja Ecuatoriana, con el apoyo de algunos de sus socios de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, ha iniciado un proyecto de vivienda permanente y presta apoyo técnico a las comunidades afectadas para promover el respeto y la protección de la vivienda, la tierra y los derechos de propiedad.

 

"Todavía queda mucho trabajo por hacer", dijo Carmen Ferrer, directora de la operación de respuesta a terremotos de la FICR. "Hay familias que todavía viven en refugios un año después del terremoto. Necesitamos seguir trabajando para asegurar la recuperación de estas familias, para que puedan volver a tener sus hogares y restablecer sus medios de vida".

 

"La Cruz Roja Ecuatoriana ha estado trabajando con el gobierno de manera neutral, cumpliendo su rol auxiliar a las autoridades públicas. Esta coordinación ha contribuido en gran medida al impacto que está teniendo a nivel comunitario", dijo Cotte. "Tenemos una responsabilidad colectiva hacia aquellas personas que vieron sus vidas interrumpidas por el terremoto del 16 de abril. Necesitamos honrar nuestras obligaciones de una manera transparente. Este primer año de conmemoración nos permite rendir cuentas y reiterar nuestro compromiso con las personas que viven en condiciones vulnerables en las áreas afectadas".

 

 

Para mayor información por favour contacte:

 

En Ecuador

Diana Valdospinos: +593 0996401712

 

En Panamá

Diana Medina: +507 6780-5395, diana.medina@ifrc.org

 

En Ginebra:

Matthew Cochrane: +41 79 251 8039, matthew.cochrane@ifrc.org

 




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.