Compartiendo el agua, regalo de vida, para Haití

Publicado: 6 diciembre 2016 22:28 CET

Por Kate Roux

 

Después de la devastación de Haití tras el Huracán Matthew en octubre de 2016, la Cruz Roja Dominicana movilizó a 29 personas de su equipo con 3 camiones cisterna y 5 plantas de tratamiento de agua. Durante cuatro semanas trabajaron al otro lado de la frontera en Haití, distribuyendo más de 700.000 litros de agua limpia a las comunidades afectadas por el huracán.

 

“Cuando el huracán golpeó a Haiti, sabíamos que el agua limpia sería crítica para el pueblo de Haití y que la capacidad de la Cruz Roja Haitiana se vería superada", explica Gustavo Lara, Director Ejecutivo de la Cruz Roja Dominicana. "Ya teníamos 29 plantas de purificación de agua listas para ser enviadas a través de la frontera, y los equipos entrenados en la forma de utilizarlas, y que también saben cómo enseñar a las comunidades buenas prácticas de higiene”.

 

El agua que los dominicanos están proporcionando ha hecho la diferencia para los haitianos que han sido afectados por el Huracán Matthew. Fuentes de aguas limpias y confiables reducen la propagación del cólera y otras enfermedades transmitidas por el agua y permiten realizar tareas cotidianas como cocinar, limpiar y lavar.

 

Los dominicanos también comprenden el contexto local en Haití. El viaje desde Santo Domingo a Puerto Príncipe dura sólo 6 horas por carretera, a través de la isla de La Española, y en 2004 ambos países fueron severamente afectados por inundaciones devastadoras. Entre 2004 y 2007, la Unión Europea aportó financiamianto para la respuesta de emergencia, centrándose específicamente en el agua y saneamiento. Varias unidades de respuesta de emergencia de agua fueron desplegadas en la República Dominicana y Haití, asistiendo a miles de personas.

 

Tras las inundaciones en 2007, la Federación Internacional y la Cruz Roja Española recibieron fondos de la Unión Europea para renovar y adaptar las unidades de agua de emergencia a unidades de agua sostenibles, dirigidas localmente por equipos de apoyo técnico. Éstas fueron localizadas en la República Dominicana, con el fin de reforzar la capacidad local para la respuesta de emergencia en el futuro. Como resultado de esta inversión, cuando el Huracán Matthew golpeó Haití, todo estaba listo para su despliegue.

 

José Dipre es un experto técnico en agua y saneamiento de la Cruz Roja Dominicana. Él es el líder del equipo que ha estado operando sobre el terreno en Haití desde el 12 de octubre. "En Les Cayes hemos estado trabajando con el comité regional. Fue un gran momento para nosotros cuando purificamos los primeros 3.000 litros de agua", explica. "Hemos trabajado duro para que esto suceda. El personal local de la Cruz Roja ahora entiende cómo llevar esto adelante, sin nuestra ayuda", dice.

 

José y su equipo, junto con la Cruz Roja Española, están produciendo suficiente agua para asistir a alrededor de 2.244 familias ó 11.220 personas en Camp-Perrin y Anse d'Hainault. A menudo la lluvia dificulta que los camiones distribuyan el agua en ciertas áreas, pero todavía logran llegar a lugares extremadamente remotos y que requieren desesperadamente de ayuda, como Les Irois y Anse d'Hainault.

 

En 2015, la Cruz Roja Dominicana y la Cruz Roja Haitiana firmaron un acuerdo de cooperación bilateral. El acuerdo de cooperación dio paso a que ambas sociedades nacionales de la Cruz Roja continúen compartiendo conocimientos, para que las brechas durante la respuesta a un desastre como Matthew puedan ser cubiertas de manera eficiente y efectiva

 

“Las inversiones en recursos locales, como hemos visto entre el apoyo mutuo de ambas sociedades nacionales de la Cruz Roja en la República Dominicana y Haití, pueden hacer una tremenda diferencia a largo plazo ", explica Ines Brill, jefe del Clúster de la Federación para Haití, República Dominicana y Cuba. "Este es el tipo de modelo de respuesta humanitaria a las emergencias que discutimos en la Cumbre Humanitaria Mundial a principios de este año, y viendo su éxito aquí hoy, la Federación Internacional va a continuar impulsando esta agenda en los próximos años”.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.