Comunicación con personas beneficiarias…Haití comparte sus lecciones con Liberia

Publicado: 6 mayo 2014 21:42 CET

Gennike Mayers, FICR

El 21 de marzo el gobierno de Guinea confirmó como ébola un brote de supuesta fiebre viral hemorrágica que se ha venido desarrollando desde principios de febrero de este año. Desde el 10 de abril, han confirmado en laboratorio 66 casos de ébola y las actividades de respuesta a este brote se han incrementado de manera significativa en Guinea y también en el país vecino, Liberia.

Las comunidades fronterizas en los tres países, incluso Sierra Leone, están en riesgo y casos iniciales han sido detectados en el condado de Lofa, en Liberia, resultando en tres muertos. Hasta la fecha, han habido 22 casos supuestos, con cinco confirmados en laboratorio hasta el momento.

En este contexto, la Cruz Roja de Liberia ha solicitado a la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y Media Luna Roja (FICR) la intervención de un equipo de evaluación y de coordinación en terreno, conocido como FACT, para apoyar la movilización de sus voluntarios y voluntarias en 5 condados.  Especialistas en Salud, Agua y Saneamiento, Logística, Apoyo Psicosocial y Comunicación con Personas Beneficiarias han sido desplegados, siendo este último de Haití. Entre estas especialidades, el apoyo psicosocial y la comunicación con personas beneficiarias son imperativos para responder al miedo y pánico en la comunidad. La Cruz Roja de Liberia, tiene una extensa red de voluntarios y voluntarias formados en el apoyo psicosocial, y buenas conexiones comunitarias establecidas a través de su trabajo en la prevención de la violencia y la reconciliación, que sin duda permitirá ampliar su alcance a las personas beneficiarias, a través del uso de herramientas de comunicación innovadoras.

“Cuatro años después del terremoto, Haití envía su experiencia técnica en comunicación con personas beneficiarias para apoyar una Cruz Roja Hermana en Liberia. Esa experiencia ha sido aquerida y desarrollada en Haiti a través de la operación humanitaria en respuesta al terremoto que se ha beneficiado de manera significativa del despliegue de equipos regionales de respuesta a desastres provenientes de África. El despliegue de un miembro del personal haitiano es simbólico. Haití extiende sus brazos al otro lado del océano para devolver a África un poco de lo que ha recibido,” comentó Alexandre Claudon de Vernisy, Representante País, FICR en Haití.

La operación humanitaria en respuesta al terremoto, fue la primera vez en la historia del Movimiento de la Cruz Roja y Media Luna Roja que la comunicación con personas beneficiarias se estableció como un departamento independiente; pero siguiendo las lecciones aprendidas de la operación del Tsunami en Asia del Este en 2004. Estas lecciones eran que la información otorga poder y la necesidad de comunicarse con la población en sus propios términos.

Desde 2010, el Movimiento de la Cruz Roja y Media Luna Roja operando en Haití ha integrado la comunicación con personas beneficiarias en todos sus programas de salud, agua y saneamiento, socorros, prevención de la violencia o albergue; para asegurar que la asistencia dada corresponde efectivamente a las necesidades reales exprimidas por la población.

La comunicación con personas beneficiarias en Haití ha evolucionado de manera significativa gracias a las necesidades expresadas por la población. Entre ellas, estuvo la necesidad de comunicarse con las personas beneficiarias en la manera que resultara más accesible para ellos, es decir, por emisoras de radio, mensajes textos, y más recientemente un sistema de Respuesta Vocal Interactiva (RVI) que utiliza la tecnología teléfono móvil. Es la razón por la cual la FICR busca constantemente forjar nuevas asociaciones innovadoras con proveedores de servicios tales como Trilogy, Digicel, y Vocantas, a fin de comunicarse de manera eficaz con las personas beneficiarias.

El Coordinador Global de la Comunicación con Personas Beneficiarias de la FICR, Will Rogers, explicó que “Las lecciones aprendidas en Haití se están aplicando por todo el mundo. Como en el caso de la operación del tsunami en Japón en 2011, en la respuesta a las inundaciones en Sri Lanka en 2012, en la respuesta al ciclón Haiyan en las Filipinas en 2013, la respuesta al tsunami en Aceh en enero de este año y la respuesta actual del brote de ébola en África del Oeste, donde los trabajadores humanitarias necesitan tomar precauciones particulares en sus actividades de sensibilización debido al alto nivel de riesgo sanitario. En Haití, hemos desarrollado herramientas tecnológicas que nos permiten  alcanzar a millones de personas con mensajes que puedan salvar no solamente la vida de nuestros beneficiarios y beneficiarias, sino también nos permiten proteger a los voluntarios de la Cruz Roja de una exposición peligrosa en Guinea y en Liberia.”

La coordinación global de la respuesta al brote está coordinada por el Ministerio de Salud Liberiano con una orientación sólida de la Organización Mundial de Salud (OMS),  Centros de Control y Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos, y Médicos Sin Fronteras (MSF). Los representantes de la Cruz Roja formaran parte integral de este grupo de trabajo de crisis multidisciplinario para la planificación y gestión de la respuesta.

Moralus Joseph, Encargado de Comunicaciones con Personas Beneficiarias de la FICR en Haití reacciona a la confirmación de su misión, “Me siento orgulloso y contento de ser parte del equipo de la Cruz Roja que se moviliza para responder a la crisis sanitaria en Liberia.  Comencé a trabajar con la Cruz Roja en 2010, unos días después del terremoto.  He crecido personal y profesionalmente gracias a las operaciones de la Cruz Roja en Haití y específicamente gracias a mi trabajo en comunicación con personas beneficiarias. Mi país recibió ayuda de todas partes del mundo cuando estuvimos de rodillas en 2010. Ahora es la oportunidad para mí de decir gracias y devolver un poco de lo que el mundo nos dio.”




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.