Construyendo resiliencia en Haití

Publicado: 29 diciembre 2016 21:00 CET

La comunicación comunitaria y rendición de cuentas, o CEA por sus siglas en inglés, es un término relativamente nuevo en el Movimiento de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, aunque no es una práctica nueva. "En pocas palabras, CEA es un enfoque sobre cómo funcionan las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, así como un conjunto de actividades que sitúan a las comunidades en el centro de lo que hacemos. No como objetivos de los programas de la Cruz Roja, sino como sujetos, como agentes de su propio proceso de cambio", explica Mads Joergensen, delegado de CEA enviado a Haití por la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja como miembro de los Equipos de Evaluación y Coordinación de Campo (FACT por sus siglas en inglés) después de que el huracán Matthew devastó grandes extensiones de las provincias del sudeste de Grand'Anse, Nippes y Sud el pasado mes de octubre.

 

La parte comunicación comunitaria consiste en brindar a las comunidades información útil, pertinente y oportuna, involucrándolas desde el principio en el diseño de programas en los que participarán, escuchando sus necesidades, respondiendo a sus deseos e incorporando sus opiniones y retroalimentación durante la vida del programa. La parte de rendición de cuentas, como dice Joergensen, "se trata de hacernos responsables para asegurarnos de que honremos nuestro propio compromiso".

 

Tomemos como ejemplo los medios de vida, uno de los cuatro sectores principales a través del cual el Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja apoyará a las comunidades afectadas a recuperarse de la devastación dejada por el huracán Matthew. El objetivo del programa de medios de vida es ayudar a las comunidades a regresar a la situación en la que se encontraban antes del huracán y reforzar su resiliencia para que puedan resistir mejor a un desastre futuro, ya sea un huracán, una inundación o un terremoto. Por lo tanto, por definición, una comunicación honesta y fluida entre la comunidad y los delegados del programa de medios de vida, facilitada por y a través de los mecanismos de CEA, debe que tener lugar desde el principio para que el programa tenga éxito. 

 

Así como comunicación comunitaria y la rendición de cuentas juegan un papel crítico en el proceso de construcción de la confianza mutua entre la Cruz Roja y la comunidad, también lo hacen los verdaderos ejecutores de CEA, los voluntarios de la Cruz Roja Haitiana, muchos procedentes de comunidades destruidas por Matthew. "No sólo el lenguaje utilizado es crítico. También es muy importante el formato del diálogo con la comunidad ", dijo Pablo Diez Delalastra, delegado de FACT Medios de Vida en Jeremíe, en Grand'Anse. "Tienes que dejar que la gente te diga lo que necesitan. Y es aquí donde la colaboración con los voluntarios de la Cruz Roja de Haití es la clave del éxito, ya que son el puente cultural entre la comunidad y la Cruz Roja”. Otro elemento clave incluye la creación de un mecanismo de retroalimentación y quejas que en el caso de Haití se llamará Radio Kwa-Wouj (Radio Cruz Roja), un programa de radio en vivo programado con regularidad donde la comunidad podrá recibir mensajes importantes sobre salud o reducción de riesgo o preparación para desastres y también llamar o enviar mensajes de texto con preguntas, opiniones o quejas que ayudarán a afinar el programa. El último elemento central de CEA es la adopción de una base de datos común que permita una evaluación independiente de los programas seleccionados.

 

Utilizando este enfoque participativo, se ha identificado a 1.100 familias en 18 localidades de Grand'Anse como participantes en los programas de Medios de Vida de la Cruz Roja. Una gota en el océano, cuando se considera que un estimado de 1,4 millones de personas fueron afectadas directamente por Matthew. Sin embargo, estas personas han sido seleccionadas, entre otras cosas, porque ninguna otra agencia de ayuda los ha incluido en sus programas de asistencia. El programa, dividido aproximadamente entre 800 familias que viven en la montaña y depende de la siembra y 300 familias que viven en la costa y que dependen de la pesca para su subsistencia, les ayudará en los próximos 18 meses con semillas, herramientas, materiales de pesca, dinero, información y capacitación. Otros productos se identificarán durante el transcurso del programa. 

 

El dinero en efectivo es un componente importante de los programas previstos por la Cruz Roja después de Matthew, dentro del apoyo para medios de vida, ya que da a las familias la flexibilidad de decidir por sí mismos cómo enfocar la asistencia que recibirán. Mientras que algunas familias pueden optar por asignar recursos para comprar semillas para plantar, otras pueden decidir comprar materiales para reconstruir sus casas. Sin embargo, otros pueden decidir pagar deudas adquiridas en el pasado que constituyen actualmente una carga para la economía familiar.

 

Otra característica clave de la operación de respuesta a Matthew es la integración de los cuatro programas principales: Medios de vida, Salud, Vivienda y WASH (agua, saneamiento e higiene) y su implementación estrictamente a través de un mecanismo común de CEA. Este enfoque participativo e integrado no sólo aumenta la eficiencia de la prestación de la asistencia, sino que también maximiza el impacto de la intervención. Cuando la Cruz Roja invierte en programas de salud, vivienda, agua, saneamiento e higiene en la misma comunidad, invariablemente el esfuerzo combinado mejora la resiliencia colectiva de esa comunidad. Independientemente de otras consideraciones, una comunidad organizada y saludable que esté tomando decisiones informadas sobre su propio futuro es más capaz de hacer frente a las incertidumbres del futuro.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.