Acción vial de la Cruz Roja para salvar vidas en América Latina y el Caribe

Publicado: 11 mayo 2011 22:30 CET

Lisa Söderlindh

La Cruz Roja Mexicana se comprometió con el objetivo nacional de salvar más de 60.000 vidas y prevenir 110.000 discapacidades y 3.000.000 de hospitalizaciones a causa de accidentes de tránsito.

Cientos de ministros, directores generales y representantes de la sociedad civil y el sector privado, de los planos nacional e internacional, se reunieron en Ciudad de México y para lanzar la Década de Acción para la Seguridad Vial y el Segundo Encuentro Iberoamericano y del Caribe sobre Seguridad Vial (EISEVI 2). A su vez, voluntarios de la juventud y otros voluntarios de la Cruz Roja Mexicana llevan a cabo una gama de actividades en 180 ciudad del país, incluida la recolección de firmas de personas que se comprometen a ser más prudentes en el tránsito.

Daniel Goñi, Presidente de la Cruz Roja Mexicana, declaró: “La alta tasa de accidentes de tránsito plantea un serio problem a de salud pública en nuestro país y afecta en forma desproporcionada a niños y jóvenes. El grupo más afectado es a la vez nuestro medio más potente para frenar esa tendencia desastrosa, nuestra juventud y nuestros voluntarios seguirán siendo la clave para salvar vidas y contribuir a las metas de prevención nacionales en materia de seguridad vial.”

Mario Hugo Galind,  voluntario de la Cruz Roja Mexicana de la Juventud, sobrevivió a un accidente de tránsito y hoy participa activamente en el programa de seguridad vial de la Sociedad Nacional que se elaboró en 2007 debido al número creciente de esos accidentes. “Cuando tenías 15 años, mis amigos y yo íbamos en coche por la Avenida de la Reforma de Ciudad de México después de una salida nocturna. No chocó otro coche que circulaba a 120km/h y se había saltado el semáforo en rojo. Dos de mis amigos fallecieron y otro ya no puede caminar. Yo resulté lesionado y durante un año y medio no pude ir a clase”, cuenta.

Sobrevivir a un accidente de tránsito puede considerarse un golpe de suerte en un país donde circulan más de 20 millones de vehículos a motor y esa clase de accidentes es la principal causa de mortalidad en el grupo de cinco a 35 años con un promedio anual que supera 24.000 muertes, según el Consejo Nacional para la Prevención de Accidentes (CONAPRA). 
Andrew Pearce, Director de la Alianza Mundial para la Seguridad Vial, subrayó la necesidad de replantearse la relación entre la gente y las vías de tránsito: “La energía de un coche familiar que circula a 70km/h equivale prácticamente a 40 balas de fusil. Eso es lo que ofrecimos a la humanidad: un peligro invisible tan mortal como dichas balas. También introdujimos una cultura de aceptación funesta de la muerte en las vías de tránsito creando un peligro mortal sin dotarnos de los mecanismos de control apropiados, cosa que no aceptamos en las fábricas ni en el transporte aéreo, y que tampoco deberíamos aceptar en esas vías.”

La  Alianza Mundial para la Seguridad Vial, proyecto que acoge la Secretaría de Ginebra de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), engloba a empresas, gobiernos y organizaciones de la sociedad civil que obran por reducir el número de muertes y lesiones causadas por accidentes de tránsito en los países de bajos y medianos ingresos donde, según la Organización Mundial de la Salud, ocurre el 90 por ciento de la mismas.

La prevención funciona

La persistencia de una conducta peligrosa y la poca conciencia del riego continúan causando más muertes y heridas que podrían evitarse.
Tras la campaña de seguridad vial que la Cruz Roja Mexicana de la Juventud  llevo a cabo durante una semana en abril de 2010, la Sociedad Nacional constató una disminución del número semanal de heridos en accidentes de tránsito que pasó de 4.376 a 3.274, es decir, un 25 por ciento menos.

Se estima que desde que se iniciara el programa en 2007, se prestaron servicios de seguridad vial a más de 667.000 niños y jóvenes.

Encomiado por el CONAPRA y la Organización Panamericana de la Salud en el Foro Nacional de Buenas Prácticas en Seguridad Vial de 2010, dicho programa es planificado e implementado en todo el país por más de 6.000 voluntarios de la Cruz Roja e incluye actividades de prevención tales como campañas de información y sensibilización, talleres nacionales y cursos para fomentar el uso del casco en motocicleta y limitar el hábito de   beber y conducir.

Claudia Corona Hernández, Jefa del Departamento de Formación de la Cruz Roja Mexicana de la Juventud,  sostiene que cambiar mentalidades es crucial. “Además de sensibilizarlos, los objetivos de llegar a niños y jóvenes son estimularles a pensar en las consecuencias de conducir en forma imprudente y generar buenos hábitos y patrones que determinen el futuro comportamiento”, explica.

Ximena Calderón, joven voluntaria de la Cruz Roja Mexicana, añade: “El éxito de nuestro programa de seguridad vial depende de que todas las intervenciones sean diseñadas por jóvenes para jóvenes y por niños para niños.”

Unos 2.500 voluntarios se capacitan cada año en la Escuela Nacional de Técnicos en Urgencias Médicas, fundada por la Sociedad Nacional en 1983 para responder a la necesidad de profesionales paramédicos y una inversión anual de 37 millones de dólares en servicios de ambulancia  permite a la Cruz Roja Mexicana intervenir en ocho de cada 10 casos que requieren servicios paramédicos y atención prehospitalaria de traumatismos a causa de accidentes de tránsito.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.