El voluntariado de Cruz Roja Mexicana una labor con corazón

Publicado: 12 diciembre 2014 13:23 CET

“Usted no se vaya”, esas fueron las palabras que María, una señora de 60 años condiscapacidad, le dijo a Adriana antes de ingresar a la sala de cirugía de un hospital públicode la Ciudad de México. Ella con un gesto tierno, le dijo –no se preocupe- aquí la voy aesperar-.

Unas horas antes María había tenido un accidente al resbalar y caer sobre una pecera decristal que le provocó una fuerte lesión en la espalda que le hizo perder sangre. El accidentese registró en el sur de la Ciudad de México.

No muy lejos de ahí una ambulancia de la Benemérita institución se encontraba de guardia yal frete de ella estaba Adriana Carmona, una paramédica nivel avanzado, quien con sus doscompañeros se dirigieron a cubrir la solicitud de emergencia. Cuando llegaron apreciaron aMaría tirada en el piso rodeada de una mancha hemática.

Al acercarse Adriana, las primeras palabras de María fueron “Que bueno que llegaron”. Deinmediato la estabilizaron y la trasladaron en la ambulancia al hospital del Seguro Socialpara su atención médica. En el camino Adriana se ganó la confianza de María hasta suingreso al nosocomio.

Unos días después Adriana visitó a María a quien le llevó como regalo unas galletas parademostrarle su afecto y saber cómo había evolucionado de su herida. Desde ese entoncesMaría y Adriana han hecho una amistad. María le reconoció su labor y siempre que le cuentaa sus amigos, destaca el buen trabajo de Cruz Roja Mexicana.

Para Adriana Carmona le han marcado aquellas dos frases de María. “Qué bueno quellegaron” y “Usted no se vaya”. Hoy Adriana está más comprometida para salvar vidas.Adriana Carmona labora como voluntaria, es ama de casa y trabaja de maneraindependiente como asesora financiera. Su pasión además de su familia es la Cruz RojaMexicana. A ella los programas de televisión de rescate y atención pre hospitalaria siemprele llamaron la atención y un día decidió cursar la carrera de Técnico en Urgencias Médicasen Cruz Roja Mexicana.

Hoy con el apoyo de su familia sabe que su labor es salvar vidas y siente un compromisopara estar cerca de la gente y apoyarla en la tención pre hospitalaria, pero también parahablar con ella, para brindarle el trato humanitario y digno que merece cualquier ser humano.

“El trabajo en Cruz Roja Mexicana me ha cambiado la vida, soy una persona sensible yhumana. Si yo puedo ayudar a una persona, me satisface, es parte de mi proyecto de vida”. Adriana Carmona forma parte de los más de 42 mil voluntarios con los que cuenta Cruz RojaMexicana a nivel nacional y de los más de 12 mil 153 paramédicos a nivel nacional quetrabajan en la atención pre hospitalaria.

En promedio anualmente esta Benemérita institución ofrece más de un millón 300 milservicios de emergencia en ambulancias de Cruz Roja Mexicana totalmente gratuitos. Esdecir, de cada 10 servicios de ambulancia que se brindan en el país, 8 los cubre Cruz RojaMexicana.

Para el presidente nacional de Cruz Roja Mexicana, Fernando Suinaga Cárdenas, losvoluntarios, quienes conforman la red humanitaria más grande México, son el pilar de lainstitución. Esto hace más eficiente el trabajo humanitario que realizan a nivel nacional, conel único objetivo de estar cerca de la gente que más la necesita.

Son hombres y mujeres que han hecho de su proyecto de vida, ayudar al prójimo sin recibirnada a cambio, así como lo marcan los principios fundamentales de la institución:humanidad, imparcialidad, neutralidad, voluntariado, unidad y universalidad.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.