Movilización de las Sociedades Nacionales en aras de la seguridad vial

Publicado: 12 mayo 2011 22:30 CET

Lisa Söderlindh

Las Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja del mundo entero se comprometieron a abordar la seguridad vial en los 10 próximos años alentando a los jóvenes a actuar de manera responsable e instando a los gobiernos y la comunidad internacional a incluir los primeros auxilios y la seguridad vial en los planes de estudio. El compromiso de mejorarla, contraído en la Reunión Mundial de la Juventud de la Cruz Roja, celebrada en 2009, e incluido en la Declaración de Solferino, está directamente vinculado con la Década de Acción para la Seguridad Vial de la ONU.

Xavier Castellanos, Jefe de la Oficina Zonal para América Latina y el Caribe de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), entiende que las Sociedades Nacionales pueden desempeñar un papel fundamental para reducir el número de muertos y heridos en las vías de tránsito. “Las 186 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja con millones de voluntarios en primera línea, que tienen la capacidad incomparable de llegar a personas y comunidades vulnerables, pueden ser asociadas cruciales del éxito de la Década de Acción para la Seguridad Vial de la ONU. De más en más, la seguridad vial capta la atención de los gobiernos de la región y a nuestra juventud y nuestros voluntarios les  cumple una función estelar en esta búsqueda global para salvar vidas en las vías de tránsito”, sostuvo.  

La Cruz Roja Peruana, cuyo país figura entre aquellos que registran las tasas de accidentes de tránsito mortales más altas de la región, se prepara a realizar actividades educativas de seguridad vial en Lima y Arequipa, dos de las ciudades más afectadas, para llegar a más de 40.000 maestros y alumnos de primaria. Además, procede a reforzar la coordinación con los ministerios de transporte, educación y salud, para mejorar la eficiencia.

Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de Guyana y Costa Rica son otros tantos ejemplos de los crecientes esfuerzos de colaboración en materia de seguridad vial; la primera elaboró un plan estratégico trienal con el Consejo Nacional de Seguridad vial y la segunda forma parte del consejo de seguridad vial de muchas localidades.

Las actividades que llevan a cabo la Sociedades Nacionales de la región incluyen cursos de primeros auxilios para choferes profesionales y del transporte público, así como el fomento de una cultura de seguridad vial.
Seguridad vial urbana

La seguridad vial es una de las cuestiones más importantes que conllevan nuestras vidas cada vez más urbanizadas. Los mismos sistemas de transporte que ofrecen movilidad y una mayor independencia,  no solo pueden causar muertes, sino también discapacidades permanentes, empobreciendo a miles de familias cada día.

Nelson Castaño, Coordinador de Gestión del Riesgo de Desastres, de la FICR en la región, considera que el cambio de los estilos de vida y la creciente urbanización no se limitan a países como México donde el 95 por ciento de los accidentes de tráfico mortales ocurre en las ciudades. “Las consideraciones de seguridad vial deben abrirse en camino en la búsqueda de soluciones más sostenibles del uso de la tierra y la planificación urbana que también aborden la cuestión de la contaminación ambiental. La urbanización y la movilidad de los residentes urbanos redundan en un aumento del consumo de energía y las emisiones de efecto invernadero, lo que además de  agravar el cambio climático, afecta negativamente el bienestar de dichos residentes.

Determinar quiénes son los usuarios vulnerables de las vías de tránsito más expuestos a riesgos será un elemento clave para cimentar comunidades más seguras y resilientes, al igual que el análisis de riesgos y vulnerabilidades constituye el núcleo de la labor para reducir el riesgo de desastres”, añade Nelson. 

La campaña mundial implementada por la Estrategia Internacional para la Reducción de Desastres de las Naciones Unidas (EIRD), en asociación con la FICR, incluye 10 elementos esenciales para la resiliencia urbana, entre ellos, el análisis del riesgo y el cumplimiento de las normas de seguridad de la construcción, conceptos que también pueden aplicarse a la seguridad vial.

Ricardo Mena, Jefe de la Oficina Regional de la EIRD para las Américas, explicó: “Si uno construye una casa en una zona sísmica sin solicitar permisos de construcción ni aplicar los códigos y normas de construcción antisísmica, con toda probabilidad, esa casa se derrumbará si sobreviene un terremoto. Ponga a un conductor, que no aprendió a conducir, en un coche que no pasó los debidos controles de seguridad, en una precaria vía de tránsito de un país donde no existen marcos jurídicos y vea lo que sucede.”

Los programas de educación y prevención conjugados con medios de hacer cumplir las leyes son “elementos esenciales que requieren contraer un mayor compromiso en una región donde la corrupción y el poco cumplimiento de las reglas siguen siendo factores críticos en lo que respecta a los accidentes de tránsito”, prosigue el Sr. Mena, señalando también que los niveles de voluntad política y financiación no se ajustan a la magnitud del problema. “Es preciso canalizar la inversión pública hacia aquellas zonas donde los accidentes de tránsito son frecuentes”, concluye.”




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.