Desde Washington a Ruanda: Que comience el Mapeo

Publicado: 23 diciembre 2015 22:10 CET

Por: Cruz Roja Americana

"No tener mapas precisos presenta un reto para los esfuerzos de preparación de desastres"

Pareciera que vivimos en una era en la podemos averiguar cómo llegar a cualquier lugar simplemente consultando el mapa de un smartphone. Sin embargo, lo cierto es que muchos sitios en el planeta son invisibles. Son lugares y ciudades que no están en el mapa, lo que complica la tarea de las personas que trabajan durante desastres ayudando a las/los residentes cuando ocurren terremotos, deslaves, o cuando golpea un tifón. No tener mapas precisos también presenta retos a los esfuerzos de preparación de desastres. La Cruz Roja Americana, la Cruz Roja Británica, Médicos Sin Fronteras y el equipo de Humanitarian OpenStreetMap han creado el proyecto Missing Maps (Mapas Perdidos), con el objetivo de situar a más de 20 millones de personas en un mapa mundial editable y gratuito.

Ésta es la Semana de Concientización Geográfica y Missing Maps está organizando eventos en todo el mundo con el lema ¡Explora! El Poder de los Mapas. Profesionales de la enseñanza, estudiantes, grupos comunitarios y fans de los mapas de más de 65 instituciones y organizaciones de base, se han reunido para celebrar la geografía y para hacer mapas. Si quieres ser voluntario/a, consulta missingmaps.org.

Jenelle Eli, de la Cruz Roja Americana, viajó a Ruanda este año para conocer el trabajo del equipo de Missing Maps de la Cruz Roja, que está colaborando con la población de una comunidad situada en una ladera. A continuación, nos relata su experiencia:

Día 1

¡No entiendo cómo nadie me dijo antes lo bonito que era Ruanda! Esta semana, el equipo de Missing Maps hicimos un tour increíble a través de las colinas, aprovechando también el trayecto desde la capital  recibiendo lecciones de idiomas por el camino. Estamos en Huye, una pequeña ciudad cerca de la frontera con Burundi, para capacitar en el uso de tecnologías de código abierto a diez voluntarios/as de la Cruz Roja. Armados con portátiles, smartphones y una impresora que dejaremos con la Cruz Roja Ruandesa a nuestra marcha, nuestros famosos "genios informáticos", Emily y Drishtie, dan la bienvenida a los/as estudiantes del curso de capacitación, de dos semanas de duración, para comenzar a situar en el mapa las comunidades vulnerables del planeta.

Una vez presentado el OpenStreetMap, los/as estudiantes están preparados/as para un recorrido por el lugar. Parten con mapas base: delineaciones de imágenes satélite que señalan carreteras y edificios, pero que no tienen auténtico significado. Como ejercicio de aprendizaje, los/as estudiantes colorean una sección del barrio: marcan el uso y la calidad de las carreteras, indican si los edificios son residenciales o comerciales y evalúan qué casas aguantarían el impacto de un fenómeno natural. He caminado por los alrededores con Eugene y Agnes (foto superior) mientras que ellos rellenaban su mapa con datos de parcelas de tierra propensas a la erosión.

Son sólo prácticas, pero en pocos días viajaremos a Cyahinda, en la frontera entre Rwanda y Burundi. Pon el nombre del lugar en Google Maps y no lo encontrarás. Por eso estamos aquí.

Cyahinda es propensa a los deslaves, a las enfermedades transmitidas por mosquitos y actualmente sufre la escasez de alimentos.  Aún así, sus carreteras y residentes no son visibles para la mayoría del resto del planeta. Los/as estudiantes van a rellenar todos los vacíos de información, de manera que las personas residentes locales y la Cruz Roja puedan diseñar después rutas de evacuación, identificar áreas de alto riesgo y asegurar que las primeras personas que responden en caso de emergencia saben a dónde deben llegar. Y estas son sólo algunas de las muchas aplicaciones que ofrecen estos mapas a la comunidad local.

Al finalizar el día, los/las voluntarios/as sonreían satisfechos/as. Agnes me dijo que estaba orgullosa de ser voluntaria en un campo de trabajo normalmente dominado por los hombres. “Cualquier cosa que los hombres puedan hacer, las mujeres lo pueden hacer”, me dijo.  Sólo es nuestro segundo día aquí, pero los distintos niveles de la belleza de Ruanda siguen desplegándose ante mí.

Día 4

Nos levantamos antes que los gallos para nuestro viaje al distrito rural de  Cyahinda, en donde los hogares están esparcidos a lo largo de escarpadas laderas.  Esta semana vamos a situar la localidad en el mapa.

El equipo de Mapas Perdidos de la Cruz Roja, Drishtie y Emily, distribuyen pequeñas secciones del mapa base entre los diez estudiantes de la Cruz Roja Ruandesa. Deben dar significado a los mapas base añadiendo información sobre fuentes de agua, redes de electricidad, condiciones de las carreteras, uso de la tierra y calidad de las construcciones. Les dejamos, con la aplicación Open Map Kit en sus smartphones, en sus lugares asignados, desde donde recorrerán los alrededores recolectando información.

Algunos lugares asignados no son fácilmente accesibles en vehículo así que deambulamos por campos de coles y frijoles, aprovechando para recoger datos, en la aplicación del teléfono, sobre las características del uso de la tierra. Sudando y resoplando, comprendemos la razón por la cual se llama a Ruanda la “tierra de las mil colinas”.

A mitad del camino para dejar a los/las voluntarios/as, golpeamos, literalmente, con una bifurcación en la carretera. Nuestros mapas base no parecen concordar con lo que vemos. Entre cuatro extendemos nuestros planos en el camino polvoriento y ponemos toda nuestra concentración en intentar averiguar dónde se supone que estamos. Hay niños que se paran a mirarnos, el viento se lleva los planos y estamos oficialmente perdidos. Tengo señal en el teléfono pero, buscar en la aplicación del mapa no va a ayudar. Cyahinda no está en el mapa. ¡Esa es la razón por la que estamos aquí! Tiene su ironía.

Finalmente reencontramos nuestro camino, pero sigo pensando que hubiera pasado si hubiésemos estado respondiendo a una emergencia.  Hubiésemos llegado demasiado tarde. Es un sentimiento inquietante.  No sólo porque este lugar es muy propenso a desastres, sino porque el 70% del planeta tampoco está en los mapas.

Situar en los mapas lugares como Cyahinda puede asegurar que el personal de emergencia y ayuda sanitaria llegue a las familias a tiempo, que los planes de evacuación consideren a todos los hogares, que las casas y escuelas no se construyan en zonas propensas a deslaves, que fuentes de agua se instalen de forma equitativa entre la población, etc..

Todavía nos quedan algunos días para terminar el mapeo.  La Cruz Roja Ruandesa tiene ahora las herramientas y el conocimiento para continuarlo  tras nuestra marcha. La información se subirá continuamente a la aplicación OpenStreetMap, desde donde será accesible para el resto del mundo.

Cyahinda tiene una población de más de 10,000 personas y tiene que estar situada en los mapas. Gracias al duro esfuerzo de voluntarios/as, el mapa ahora pertenece a Cyahinda. 





Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.