Día Mundial del Agua 2011 – Centrarse en los pobres urbanos

Publicado: 22 marzo 2011 15:57 CET

Stephen Ryan, funcionario de comunicaciones, Asia y el Pacífico
Necephor Mghendi, delegado de comunicaciones de la FICR

Para quienes viven en las ciudades más desarrolladas del mundo, el agua sale de la canilla y corre por el inodoro.

La extensión de ciudades y pueblos en todo el globo atrae constantemente a miles de personas por su potencial de un mejor futuro económico.  En muchas ciudades esa rápida expansión de la población superó con creces la capacidad de las autoridades nacionales de seguirle el paso a las creciente necesidades, particularmente, en términos de abastecimiento de agua y saneamiento, dificultad que está llamada a aumentar. Los migrantes económicos, en muchos casos pobres, se encuentran viviendo al límite, tanto física como económicamente.

Vidas y medios de subsistencia perdidos en las inundaciones

Cerca de Manila, capital de Filipinas, se encuentra la ciudad de Antipolo que tiene 630.000 habitantes y fue duramente castigada por el tifón Ketsana en 2009. Maribel Marabillas, de 32 años y madre de siete hijos,  recuerda lo que vio entonces: “No podía creerlo. En unos minutos, todas nuestras pertenencias flotaban y las aguas de las inundaciones las arrastraron como si nada.”

En el tifón y las inundaciones posteriores murieron cientos de personas y cientos más resultaron heridas. La vivienda de Maribel se alzaba en un cauce de alivio de crecidas de Cainta, Rizal y fue una de las miles destruidas.

Después del tifón Ketsana, las comunidades destrozadas de todas las regiones afectadas tuvieron que iniciar el difícil proceso de reconstruir sus vidas y viviendas. Maribel y su familia forman parte de los 400 damnificados que se mudaron al asentamiento construido por la Cruz Roja Filipina. Además de refugios equipados de un inodoro, la Cruz Roja construyó 17 puntos de agua comunitarios.

“Me alegra mucho que nuestra nueva vivienda esté cerca de fuentes de agua. Viendo esto [casa y barrio nuevos], realmente, la Cruz Roja nos rescató de un océano de desesperanza. Tuvimos una leve esperanza”, comenta Maribel.

Edificación de un futuro mejor 

La respuesta de la Cruz Roja en materia de agua y saneamiento no se limitó a dicho asentamiento, ya que también instaló 21 puntos de agua y 165 canillas en 30 escuelas, así como 21 puntos de agua comunitarios en relación con proyectos de vivienda en otras zonas. La instrucción permanente sobre la higiene y la importancia de un saneamiento apropiado para evitar enfermedades como el cólera, también forma parte del programa a largo plazo de la Cruz Roja Filipina.

Ahora bien, aunque los indicadores de desarrollo muestran que en Filipinas hay un mejor acceso al agua, el rápido aumento de la población, la urbanización y la industrialización son factores que reducen la calidad del agua subterránea.

El acceso al agua y el saneamiento es un derecho humano

 “Agua para las ciudades: respondiendo al desafío urbano”, es el tema del Día Mundial del Agua 2011. Aunque tradicionalmente, gran parte de la labor de la Cruz Roja y la Media Luna Roja tiene a centrarse en comunidades rurales, los éxitos en Filipinas mostraron que simples soluciones pueden aportar una enorme diferencia en la vida de quienes viven en zonas urbanas. 

Los mensajes de sensibilización se dirigen a autoridades locales y nacionales, pues todos deberían tener acceso al agua potable, independientemente de quienes sean y donde vivan. Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y la Media Luna Roja, con apoyo de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR), pueden desempeñar un papel clave para asegurar que se encuentren soluciones sostenibles.

Entonces, ¿cuál será el futuro de las comunidades de nuestras ciudades en crecimiento?

Una cosa está clara, la situación en materia de agua y saneamiento está llegando rápidamente al punto de ruptura y en algunas ciudades, principalmente en los barrios marginales, ya alcanzó el nivel de crisis. Se trata de un problema que no se puede seguir ignorando. Dado que en el mundo, todos y cada día, 4.000 niños menores de cinco años mueren de enfermedades cuyo vector es el agua, responder a las necesidades de agua y saneamiento de las comunidades urbanas no es solo un imperativo del desarrollo, sino también una emergencia humanitaria. Y cada momento de inacción redunda en la pérdida de centenares de vidas.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.