Cálida bienvenida de los presidentes de la FICR y el CICR a la XXXI Conferencia Internacional

Publicado: 30 noviembre 2011 21:18 CET

El pasado lunes, Tadateru Konoé, Presidente de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) y Jakob Kellenberger, Presidente del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) dieron una cálida bienvenida a los casi 1.600 delegados de todas partes del mundo ante la XXXI Conferencia Internacional. Dirigiéndose a los representantes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y los 194 Estados parte en los Convenios de Ginebra, ambos presidentes alentaron a entablar el diálogo y buscar el consenso acerca de los retos humanitarios de hoy en día en los próximos cuatro días de reuniones, talleres y eventos paralelos.
 
El contexto del encuentro de esta semana fue resumido claramente por ambos dirigentes que comentaron que en los cuatro últimos años, más de 60 países sufrieron conflictos armados y el mundo experimentó masivos disturbios sociales y un aumento de desastres naturales y situaciones de violencia. Los señores Konoé y Kellenberger hicieron hincapié en las dificultades de responder a las necesidades humanitarias en situaciones cada vez más complejas e inesperadas, a las que se suman limitaciones del entorno operativo, tales como cuestiones relacionadas con la seguridad, cuyas consecuencias suelen impedir que la asistencia humanitaria llegue a quienes la necesitan, dejando a decenas de miles de civiles librados a un destino incierto.

Frente a esas dificultades, el Sr. Konoé subrayó la importancia de reforzar la capacidad, el apoyo externo y la financiación de las Sociedades Nacionales que integran la FICR para que puedan “desempeñar sus actividades humanitarias como auxiliares de los poderes públicos y actuar como socios fuertes y fiables de los organismos humanitarios internacionales”.  El presidente de la FICR pidió principalmente a los Estados que apoyaran  a la respectiva Sociedad Nacional para llegar a  “grupos marginados, a los que sería difícil acceder por los conductos oficiales” y añadió que eso “contribuirá al bienestar de su nación”.  También manifestó la esperanza de que la Conferencia Internacional sirviera de plataforma a los Estados y el Movimiento para avanzar en el fortalecimiento de las leyes sobre desastres y abordar la desigualdad de acceso a la atención de salud, en particular de mujeres y niños, así como la migración.  Llamó a trabajar en un espíritu de unidad, aprendiendo de las diferentes culturas, expectativas y experiencias en pro de una evolución y un crecimiento permanentes.
 
El Sr. Kellenberger se centró en dos asuntos concretos que guardan relación con el mandato del CICIR: las barreras a la atención de salud y el fortalecimiento de la protección jurídica en conflictos armados. Tras ilustrar las dificultades  con que tropiezan los proveedores de atención de salud en tiempos de crisis, dificultades que suelen ir acompañadas de violaciones del derecho internacional humanitario, dijo que esa situación intolerable requería acción, mayores esfuerzos de todos los componentes del Movimiento y medidas efectivas de los Estados que tiene la responsabilidad primordial de garantizar la atención de salud para su población.

Por último, el Presidente Konoé se comprometió a seguir colaborando con actores humanitarios externos y les recordó que el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja trabaja de conformidad con nuestros Principios fundamentales, a fin de garantizar que siguieran respetando los mandatos e identidades de cada uno de los componentes del Movimiento.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.