Comunicación con los beneficiarios: Difundir información que salva vidas

Publicado: 7 mayo 2013 12:06 CET

“La gente necesita información tanto como agua, alimentos, medicamentos o refugio”, se dice en el Informe Mundial sobre Desastres de 2005.  La comunicación con las comunidades y las poblaciones afectadas –que es vital tanto antes como durante y después de un desastre– permite a las Sociedades de la Cruz Roja y la Media Luna Roja suministrarles información que salva vidas.

La comunicación con los beneficiarios –es decir, el proceso de informar y escuchar a quienes necesitan asistencia– es una herramienta fundamental de toda respuesta humanitaria.  Por ejemplo, se entiende que Haití registra las tasas de tuberculosis (TB) más altas del hemisferio norte. “Difundir la información que la gente necesita para ayudarle a prevenir esa enfermedad es crucial”, afirma Will Rogers, Coordinador Global de Comunicación con los Beneficiarios de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR)

En ese caso, la información se difundió vía SMS y se enviaron más de 800.000 con mensajes tales como: “Si tiene TB no duerma en la misma habitación que otros porque durante la noche puede toser o estornudar y contagiarlos”. Además, camiones con altoparlantes recorrieron barrios y campamentos difundiendo mensajes grabados y, dos veces por semana, la radio de la Cruz Roja emitía programas sobre el tema.

“La comunicación con los beneficiarios no se limita a suministrar información exacta y oportuna; también permite entablar el diálogo con las comunidades y contar con su participen en la creación de servicios de ayuda y el propio proceso de recuperación”, añade el Sr. Rogers.

La Cruz Roja Costarricense lanzó la Radio Cruz Roja Juventud y entabló el diálogo con los oyentes a través de blogs, medios sociales y llamadas Skype durante la transmisión de los programas.

“La participación de los beneficiarios es una función transversal y esencial en entornos de desastre, sobre todo en lo que se refiere a la preparación, la alerta temprana y las intervenciones durante y después de un desastre; además, promueve la efectividad de la ayuda que se presta a la población afectada”, concluye el Sr. Rogers.

La comunicación con los beneficiarios no es un concepto nuevo, pero los métodos utilizados para contar con la participación de la población afectada fueron evolucionando a lo largo de los años. Aunque los voluntarios de la Cruz Roja y la Media Luna Roja siguen difundiendo mensajes de promoción de la higiene utilizando imágenes e historietas en comunidades del mundo entero, también se llega al público con películas educativas y a través de los medios sociales.

En Sierra Leona, un cine móvil permitió llegar a más de 47.000 personas de 67 comunidades y 57 escuelas, lo que contribuyó a prevenir enfermedades infecciosas. Asimismo, las comunicaciones con los beneficiaros apoyaron la tradicional promoción de la higiene y tuvieron un impacto más profundo y duradero en el comportamiento de la colectividad.

Hoy en día, la Cruz Roja y la Media Luna Roja tratan de maximizar las posibilidades que ofrecen las comunicaciones modernas y tecnologías como el SMS, el sistema interactivo de respuesta de voz y los medios sociales para llegar a la mayor cantidad posible de personas en la forma más efectiva y eficiente posible.

La comunicación con los beneficiarios se estructura en función del contexto cultural de las comunidades en cuestión y se centra en determinar y combinar los mejores canales de comunicación, ya sean tradicionales o de tecnología moderna.

Por ejemplo, el canal de noticias de la Corporación de Televisión de Pakistán emitió nueve programas sobre los distritos afectados por las inundaciones, grabados en idioma urdu. Con pocos recursos de prensa, las comunidades damnificadas recibieron orientación y se invitó a los vecinos a formar parte del público de programas en vivo e interactivos.

Un aspecto fundamental del resultado de la comunicación con los beneficiarios es la práctica de incorporar continuamente la tecnología moderna y los medios de comunicación que cambian de cambian de continuo, comprendiendo a la vez que en algunos casos, métodos tradicionales, e incluso antiguos, tienen cabida en nuestra caja de herramientas.

 




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.