El Fondo de Reserva para el Socorro en Casos de Desastre posibilita la respuesta a brotes de dengue

Publicado: 3 abril 2014 21:31 CET

Más del 90 por ciento de los desastres mundiales pasa desapercibido, en silencio. Se trata de desastres demasiado pequeños, demasiado inoportunos o demasiado fácilmente eclipsados por otros acontecimientos. Ahora bien, para los millones de personas afectadas, no son desastres silenciosos. En muchos casos, aquellos cuya vida se ve trastocada por esos desastres recurrentes, ya estaban en situación de vulnerabilidad.

 

En los cinco últimos años (2009-2013), el Fondo de Reserva para el Socorro en Casos de Desastre (DREF por su sigla en inglés) de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) fue solicitado en 20 ocasiones para que prestara apoyo financiero urgente a Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de las Américas y Asia a fin de responder a brotes de dengue. El fondo permitió que esas Sociedades Nacionales intervinieran de inmediato para reducir la incidencia de casos de dengue en las comunidades más vulnerables y expuestas a riesgo.

 

La rapidez de la acción es vital para responder a emergencia. En casos de brotes de enfermedades, es muy importante intervenir de inmediato para controlarlos, tratar a los afectados y sensibilizar sobre la enfermedad en cuestión. El DREF de la FICR asegura la disponibilidad inmediata de apoyo financiero a Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja que responden a esas emergencias. Solo en 2013, se asignaron casi FS 900.000 a las Sociedades Nacionales de Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras y Nicaragua para responder al brote de dengue y llegar a 176.900 personas.

 

En cada caso, el DREF posibilitó dar una respuesta inmediata al brote en las zonas más afectadas. “El DREF es un valioso instrumento de financiación para responder a las emergencias de salud. Comprobamos lo efectivo y oportuno que puede resultar ese apoyo para las Sociedades Nacionales que responden a picos en el número de casos. El momento y una vez más la inversión demostraron su validez, pues tuvieron un impacto tangible en la reducción del número de casos y el cambio de comportamiento sostenible, vinculados con un mayor conocimiento”, explica Xavier Castellanos, Jefe de Zona de la Oficina de las Américas de la FICR. “Para maximizar el impacto de esas actividades, las Sociedades Nacionales coordinaron y trabajaron en estrecha colaboración con las autoridades de salud”, añade.

 

El apoyo financiero que ofrece el DREF permite a las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja movilizar y capacitar a voluntarios para que lleven a cabo tareas de sensibilización y campañas de limpieza en las comunidades en coordinación con las autoridades de salud locales, nacionales y regionales. La movilización de voluntarios de las propias comunidades afectadas da sostenibilidad a la eficiencia de la acción y los conocimientos y competencias adquiridos serán de utilidad frente a futuros brotes de dengue.

 

Las enseñanzas extraídas y la evaluación de la eficiencia de las operaciones financiadas por el DREF dieron lugar al desarrollo de prácticas óptimas y la identificación de enfoques más idóneos para lograr cambios de comportamiento tanto en entornos urbanos como rurales. Asimismo, dichas operaciones permitieron a la FICR identificar métodos más efectivos de comunicación con los beneficiarios y ajustar los mensajes en consecuencia.

 

Sociedades Nacionales como las de Maldivas y Sri Lanka incorporaron ese aprendizaje en su planificación a largo plazo y sus planes de contingencia a fin de estar mejor preparadas. Los trabajadores y voluntarios de salud comunitaria tienen que ser apoyados constantemente para que sean efectivos agentes del cambio de comportamiento en sus comunidades.

 

La labor de las Sociedades Nacionales en operaciones financiadas por el DREF no solo refuerza las asociaciones de estas con las autoridades de salud locales y nacionales, sino también con otros actores nacionales o regionales y les ofrece un lugar en la mesa de planificación para tener acceso a alertas tempranas respecto a la evolución de condiciones de alto riesgo.

 

“El DREF es un mecanismo de financiación de emergencia. A fin de abordar las causas subyacentes de los brotes de dengue, también tenemos que invertir en la capacitación de los trabajadores de salud comunitaria y colaborar con actores locales y nacionales para reducir en forma permanente el número de casos y el impacto económico de esta enfermedad”, señala Simon Eccleshall, Jefe del Departamento de Gestión de Crisis y Desastres de la FICR, y añade: “Sería una verdadera victoria ver disminuir el número de solicitudes al DREF para brotes de dengue porque estos son manejados y contenidos mediante los esfuerzos colectivos de gobiernos, donantes, organizaciones de la sociedad civil, comunidades y particulares.”

 Detener la propagación del dengue es nuestra responsabilidad colectiva. Solo invirtiendo en iniciativas comunitarias a largo plazo, podremos poner fin al sufrimiento silencioso que causa esta enfermedad. Lea más en www.ifrc.org/dengue.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.