El voluntariado es el corazón del Movimiento

Publicado: 7 mayo 2013 11:22 CET

“Empecé siendo voluntario de la Juventud de la Cruz Roja en 1969”, recuerda Oscar Zuluaga que conoció la Cruz Roja en Cali, su ciudad natal, en Colombia, y añade: “Primero hicimos cursos de primeros auxilios y labor comunitaria en barrios pobres. En el intercambio con niños y jóvenes durante nuestra labor común sobre prevención de la violencia y el consumo de drogas, aprendí mucho de liderazgo, trabajo en equipo, solidaridad, generosidad y formación.”

Tareas voluntarias como esas son el corazón del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja desde su fundación. En el campo de batalla de Solferino, Henry Dunant llevó a cabo una tarea que en nuestros días se denominaría gestión de voluntarios: reclutó personas de la comunidad local para responder a necesidades locales.

Huelga decir que desde aquel entonces, la labor de la Cruz Roja y la Media Luna Roja se extendió más allá de los campos de batalla, pero el principio del valor que tiene movilizar trabajadores no remunerados para que cumplan tareas pertinentes en la comunidad siguió siendo central en el pensamiento y la planificación de la organización.

“Los más importante que descubrí fue que la gente respeta y quiere a la Cruz Roja y la Media Luna Roja porque estima que es una organización que atiende a personas que sufren y siempre está a su lado. En Colombia, se considera que la Juventud de la  Cruz Roja es una escuela de buena ciudadanía; ese es el ‘valor añadido’ que el voluntariado ofrece a la sociedad”, añade Oscar Zuluaga que sigue formando parte del Movimiento.

Al igual que en muchos otros países, en Colombia, la idea de la Cruz Roja y la Media Luna Roja conserva su atractivo para personas de todas las edades. “A fines de la década de 1970 teníamos unos 600 voluntarios en 23 ciudades, en 1985, más de 8.000 jóvenes de 120 ciudades integraban la Juventud de la Cruz Roja y actualmente, contamos con unos 45.000 voluntarios.”

Los voluntarios de la Cruz Roja y la Media Roja están profundamente arraigados en su respectiva comunidad y son los primeros que intervienen en situaciones de emergencia. Al donar tiempo y competencias a quienes necesitan su ayuda, los voluntarios siguen compartiendo la misma pasión que animó  a Henry Dunant hace 150 años en Solferino. Uno de los objetivos del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja para el futuro es captar voluntarios entre personas mayores de 60 años y jubiladas.

Oscar Zuluaga, que participó en la evolución de la juventud y los voluntarios del Movimiento durante cuatro décadas, concluye diciendo: “El voluntariado es una mentalidad independiente de la edad. El futuro de los voluntarios de la Cruz Roja y la Media Luna Roja es brillante, considerando nuestra historia, nuestros servicios y nuestros principios que nos indicaron el camino para ayudar a los demás actuando con amor, solidaridad y compasión.”




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.