En imágenes - Dengue: Dar voz a un desastre silencioso

El dengue es un gran problema de salud pública. El 40 por ciento de la población mundial está en riesgo de contraerlo. La carga total de la enfermedad varía de una región a otra y en la de Asia-Pacífico vive el 75 por ciento de las personas en riesgo. Se estima que el costo anual del dengue asciende a 2.100 millones de dólares en las economías de las Américas y que aquellas de Asia Sudoriental podrían perder hasta 2.360 millones de dólares a causa del mismo. Las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna están dotando de información y competencias a voluntarios y comunidades a fin de reducir su exposición al riesgo del dengue.

Costa Rica – En 2013, con financiación del Fondo de Reserva para el Socorro en Casos de Desastre (DREF) de la FICR, la Cruz Roja Costarricense lanzó una gran campaña de lucha contra el dengue en las comunidades y, lo que es crucial, en los hogares. También colabora con el Ministerio de Salud, el Ministerio de Educación y otras instituciones locales que participan en los esfuerzos nacionales para eliminarlo.

 

Timor-Leste – Según el Ministerio de Salud, desde principios de enero de 2014, más de 160 personas contrajeron el dengue y dos casos fueron mortales. Gracias a un subsidio otorgado por el Fondo de Reserva para el Socorro en Casos de Desastre (DREF) de la FICR, la Cruz Roja de Timor-Leste está sensibilizando sobre la enfermedad. Cambiar comportamientos es la única forma de reducir la transmisión del dengue. “No hay cura ni vacuna. Solo se puede prevenir la enfermedad limpiando el entorno, tirando todo lo que pueda contener agua e impidiendo que los mosquitos se multipliquen”, señala la Dra. Dewindra Widiamurti, delegada de salud de la FICR.

 

Nicaragua – Los conocimientos que Alejandra Mendoza-Rivera adquirió durante una visita domiciliaria de la Cruz Roja Nicaragüense, le salvaron la vida a sus dos hijos, Osmari de dos años y Francisco de 12. “Tenían mucha fiebre, así que los llevé al centro de salud porque no sabía qué era y me temía que fuera el dengue”, cuenta. Los resultados confirmaron sus temores. Ahora, cuida aún más la limpieza. “Protejo los recipientes de agua, limpio el patio,  tapo los barriles, soy cuidadosa y limpio siempre.”

 

Viet Nam – Por décadas, la fiebre dengue fue un gran problema de salud pública en el país, pero las tasas de infección y mortalidad disminuyeron como resultado de los vigorosos esfuerzos nacionales de prevención y control. En el distrito de Binh Chanh de la ciudad de Ho Chi Minh, el septuagenario Nguyen Thi Kieu Nga, voluntario de la Cruz Roja Vietnamita, llama a las casas y explica los síntomas de la fiebre dengue y cómo identificar al mosquito Aedes aegypti. También entrega en mano el folleto “¡Sin larvas no hay mosquitos Aedes! ¡Sin mosquitos Aedes no hay dengue!”

 

Honduras – “En este momento estamos en medio de una epidemia de dengue. Aquí se  notificaron algunas muertes. El apoyo de la Cruz Roja fue esencial, no solo porque nos ayudó a responder a la epidemia con diversas actividades educativas, fumigación, eliminación de criaderos de mosquitos y campañas de limpieza, sino también porque facilitó el traslado de enfermos a hospitales para que fueran tratados”, explica el Dr. Walter Perdomo,  alcalde del Villanueva, municipio que fue afectado por el dengue.

 

Maldivas – En 2011, Maldivas registró la cifra récord de 2.909 casos de dengue. Al hijo de Mariyam Shakeela que tiene 13 años, le diagnosticaron dengue grave. Visto que en Tha Veymandoo, la isla donde viven, no hay asistencia médica propiamente dicha, la familia tuvo que viajar a Malé, la capital, para que recibiera tratamiento. “Los médicos dijeron que había 50/50 de probabilidades que sobreviviera. Amigos y familiares nos ayudaron a alquilar una lancha porque no podíamos permitírnoslo”, recuerda Mariyam.

 

El Salvador – Para Oscar y su familia, el dengue no es una enfermedad silenciosa. Al hermano mayor le diagnosticaron dengue grave, enfermedad que puede ser mortal. “Empezó a sangrar por la nariz y pensamos que se había golpeado, pero como seguía sangrando, mi madre lo llevó al hospital donde se lo diagnosticaron”, explica Oscar.

 

Pueblo de Mu Thar, Myanmar – “Los trabajadores de la salud comunitaria, viven aquí en el pueblo. Creemos y confiamos en ellos”, afirma Cho Cho Win. Siempre están ahí para dar consejos y apoyar la derivación de enfermos. Además, organizaron ejercicios de limpieza y fueron casa por casa para informar sobre el dengue y advertir que no se dejen aguas estancadas en torno a las viviendas para evitar que sean criaderos de mosquitos.


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.