Mi historia con la Cruz Roja - Ban Ki Moon

Publicado: 6 mayo 2014 15:47 CET

Mi historia con la Cruz Roja comienza en el polvoriento pueblo rural donde crecí en la Corea devastada por la guerra. Gracias a la Cruz Roja Estadounidense, tuve la oportunidad de unirme a jóvenes de 42 países en un viaje por todo Estados Unidos para visitar sus filiales. Ese viaje me abrió los ojos al mundo. Cuando volví a Corea era otra persona. En los periódicos y en mi pueblo era casi una celebridad y se me conocía como ¡el chico que vino de Estados Unidos! Pero aquel viaje también fue un punto de inflexión a un nivel más profundo. De las pequeñas ciudades al Jardín de las Rosas de la Casa Blanca, donde conocí al Presidente John F. Kennedy, el espíritu de servicio me conmovió profundamente. Cuando el Presidente Kennedy nos dijo que no había fronteras nacionales y que solo era una cuestión de saber si podíamos dar una mano, allí y entonces resolví dedicar mi vida al servicios público. Hoy en día, mi historia con la Cruz Roja continúa en la fructífera asociación de la Cruz Roja y los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Nuestras organizaciones comparten valores comunes –solidaridad, respeto mutuo– y juntos afrontamos el peligro para defenderlos. En contextos de crisis de todas partes del mundo, trabajamos juntos para salvar vidas, proteger los derechos humanos y promover la dignidad. Nuestro mundo ha cambiado mucho, pero la Cruz Roja sigue siendo tan significativa como siempre.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.