Nueva Visión en las Américas

Publicado: 4 noviembre 2015 23:06 CET

Para poder operar como la red humanitaria más grande del mundo, La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) trabaja a través de cinco oficinas regionales. Estas regiones son Asia-Pacífico, Medio Oriente y África del Norte, África, Europa y las Américas. Cada oficina regional está encabezada por un Director cuya responsabilidad es atender a las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja o de la Media Luna Roja que trabajan en su región. La oficina de las Américas, basada en la ciudad de Panamá, apoyo los retos de las 35 Sociedades Nacionales de la Cruz Roja de la región, bajo el liderazgo de Walter Cotte Wittingan, nuevo Director de la Oficina Regional de Américas desde el 1ro de agosto del presente año.

“Parte de nuestra tarea es generar felicidad a partir de nuestra propia felicidad y de nuestro propio espíritu positivo”, comenta, dejando claro que para él el bienestar del equipo es fundamental para que la labor humanitaria sea realmente eficiente.

Recuerda como inició su carrera en Cruz Roja hace 46 años. Natural de Cali, Colombia, Cotte entra al grupo infantil de su colegio y luego al grupo de recreación de su seccional a los diez años de edad. Aprende temas de apoyo psicosocial como jugar con títeres, trucos de magia y actuar de payaso para luego hacer una presentación en un centro hospitalario de niños quemados.

“Ese día descubrí por qué yo estaba en la Cruz Roja; porque era una oportunidad de ser feliz haciendo felices a otros. Eso para mí fue muy importante en toda mi vida y sigue siendo importante hasta hoy”.

Esta experiencia fue la semilla de una vida dentro de la Cruz Roja para Cotte. Pasa a ser socorrista y conductor de ambulancia para la Cruz Roja Colombiana antes de entrar formalmente como empleado una verdadera carrera de vida.

Los siguientes 30 años Walter Cotte ejerció diferentes cargos directivos, como director de doctrina, director de voluntariado y director de socorro nacional y operaciones. Alcanza ser el Director General de la Cruz Roja Colombiana, puesto que ocupa entre el 2007 al 2012. Ingresa a FICR en el 2013 como Subsecretario de Operaciones y Programas en Ginebra, Suiza, llevando a su región en el corazón. Después de 2 años lejos de sus tierras, regresa para ejercer como Director de la Oficina Regional de las Américas de FICR.

Referente a la región, observa que “…uno de los principales retos es que estemos olvidados de la importancia que tiene las Américas en el mundo como un ejemplo a seguir, con países que están generando nuevas economías, más inclusión y una gran cantidad de cosas positivas.”

Este olvido puede ser atribuido a una cierta estabilidad relativa frente a otras regiones, dice el nuevo director. Asevera que el sufrir menos impactos que los otros continentes y el contar con un fuerte desarrollo de capacidad humana en la región, son factores que han hecho que las Américas pase desapercibida entre las otras regiones dentro del Movimiento.

Su visión para las Américas se centra en reconocer la variedad de riesgos existentes. Señala al cambio climático como un fenómeno crítico que contribuye a inundaciones, sequías e incendios forestales en alrededor de 30 de los 35 países de la región. También destaca la magnitud de la vulnerabilidad sísmica del continente y el riesgo volcánico que esta presenta. Por otra parte, enfatiza que los riesgos de la región no se limitan a fenómenos naturales. La migración, la urbanización desmedida y la violencia urbana generan una gran cantidad de dificultades.

La suma de todas estas presiones hace que su visión a largo plazo para FICR en las Américas esté centrada en la eficiencia. Su experiencia como el Director General de una Sociedad Nacional se refleja en la importancia estratégica que le ha puesto al fortalecimiento de las Sociedades Nacionales en su auxiliar a los poderes del Estado. Desea impulsar que las cruces rojas de América trabajen de manera integral en la comunidad, y que a través de los programas se generen las capacidades propias de resiliencia individual y comunitaria.

“Estoy listo para ayudar a mis 35 Sociedades Nacionales a que seamos más unidos, más eficaces y más simples en lo que hacemos y a concentrarnos en hacer el bien de manera positiva bajo la aproximación de resiliencia… hacer el bien empoderando a otros y respetando los derechos de la gente y haciendo que los campesinos, las víctimas y las comunidades afectadas y vulnerables se hagan dueño de su destino. Ese es el reto.”

Puede conocer más acerca del Director de la Oficina Regional de las Américas y su visión por Twitter: @WalterCotte




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.