Un voluntario de Burundi llama al mundo a apreciar y promover la humanidad común

Publicado: 28 noviembre 2011 16:30 CET

Kate Bundra Roux

Hoy, Olivier Haringanji, voluntario y coordinador de la Juventud de la Cruz Roja Burundiana, llamó a los participantes en la XXXI Conferencia Internacional a reconocer, proteger y promover a los voluntarios en todo el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. “En las situaciones más desesperadas, siempre hay un rayo de esperanza que nos alienta a intervenir”, afirmó dando testimonio de la enorme labor de los voluntarios en el mundo entero.

El Sr. Haringanji dijo que a lo largo del tiempo y, en particular, después de la guerra en Burundi, llegó a entender lo que significa ser voluntario y lo que pueden hacer los voluntarios para la comunidad. Aquí, dijo, fue el Principio fundamental de humanidad que encendió pasiones e inspiró a muchos a ser voluntarios de la Cruz Roja: “Fue un catalizador de nuestra solidaridad y, como me han dicho, no hay nada mejor que ayudar a mi prójimo.”

En 2007, la Cruz Roja Burundiana tenía una familia de 2.000 voluntarios, pero  hoy puede contar con más de 350.000 personas congregadas por el principio de humanidad que comparten. Más aún, según el Sr. Haringanji, los voluntarios comprenden a quienes ayudan porque son del mismo lugar y “afrontan los mismos problemas económicos y sociales.”

Al igual que muchos de sus compatriotas, el Sr. Haringanji fue testigo de las verdaderas tragedias de la guerra,  pero en medio de los combates, también constató la abnegación y el sacrificio de los voluntarios de las zonas rurales del país. Los que menos tenían eran los que más daban.

“En verdad, me conmovió y vi que el voluntariado no es una cuestión de dinero, competencia o pericia, sino una cuestión de creencia y un espíritu de humanidad”, comentó.

Gracias al poder del voluntariado, la Cruz Roja Burundiana cambió y salvo vidas en todo el país llevando a cabo actividades que van de primeros auxilios a la construcción de viviendas pasando por la ayuda para establecer pequeñas granjas y asegurar que la organización esté preparada para futuros desastres.  El Sr. Haringanji indicó que juntos habían sentado las bases de un país más armonioso, orgulloso y mejor preparado para futuras dificultades.

“Tenemos algo como los voluntarios. No tenemos que ser ricos para dar. El espíritu del voluntariado está en cada uno de nosotros, es contagioso y una fuerza potente de transformación social.”

El Sr. Haringanji terminó su discurso ante la XXXI Conferencia Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja instando a los participantes del Movimiento y los Estados a apoyar y proteger a sus voluntarios y facilitarles el acceso a los más vulnerables. Añadió que aunque a muchos les pueda parecer una tarea difícil, confiaba en que un verdadero cambio era posible. “Estoy aquí porque creo.”




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.