La esperanza también se escapa de los que huyen de la violencia en Ucrania

Publicado: 16 junio 2015 13:49 CET

Por Stephen Ryan (@stiofanoriain), en Kharkiv, Ucrania

Desde el estallido al este de Ucrania el año pasado, la gente ha estado huyendo por su seguridad y por su vida. Se estima actualmente que más de 1,3 millones de personas han sido desplazadas dentro de Ucrania, y unas 800.000 más han escapado a otros países.

Aunque estos emigrantes forzosos luchan por salir adelante, se han vuelto invisibles para el resto del mundo: mientras los medios se concentran más en el conflicto en el este que en los desplazados por la violencia, familias enteras cuentan los días para volver a casa.

Para muchos de ellos, lograr escapar es solo el comienzo del calvario. Tienen poco dinero, y les es difícil conseguir empleo. Soportan el alza permanente de los precios de la comida y, para los que no cuentan con la documentación correspondiente, hasta la más básica atención sanitaria se hace inaccesible.

Dice Gregory, un pensionista de más de sesenta años, que ve muy lejana la posibilidad de volver alguna vez a casa. “Aquí no hay nada para nosotros; no tenemos familia, no tenemos amigos, no hay un final a la vista. ¿Cómo podemos siquiera tener esperanza? Esperanza… ya no sé lo que es eso.”

Gregory se fue de Lugansk el pasado agosto. Como el conflicto ya había comenzado en la región, era riesgoso trasladarse. Logró escapar haciendo uso del corredor humanitario. Y desde entonces no ha vuelto más.

“Ahora parece haber calma, pero la guerra puede volver en cualquier momento. Todavía no es seguro regresar”,  dijo. “Este no es mi hogar, no podría permanecer aquí por mucho tiempo. Voy a seguir de cerca la situación, pero parece que va a seguir siendo gris… allá no veo un futuro para mí, por el momento.”

La Sociedad de la Cruz Roja Ucraniana ha respondido a la crisis brindando todos los recursos a su disposición. Sin embargo, los desafíos parecen no tener fin ya que, debido a la inestabilidad generada a raíz de las protestas en Maidán y el rebrote del conflicto en la zona este, los desplazados son cada vez más.

La Sociedad Nacional cuenta con el apoyo de otras entidades, como el Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja y agencias de Naciones Unidas. La Cruz Roja está distribuyendo comida, refugio, abrigo, utensilios de cocina, ropa, juguetes y artículos de higiene personal y de limpieza en todo el país. Con enormes cantidades de damnificados para atender, los recursos deben ser aprovechados al máximo, por lo que la Cruz Roja en Ucraniana concentra sus esfuerzos en asistir a los más necesitados.

Por tratarse de una crisis prolongada, se necesitan más recursos que nunca. Mientras la gente no se sienta segura, no regresará a casa. Hasta ese momento, y tal vez durante más tiempo, el país seguirá necesitando ayuda, al menos para que su gente vuelva a tener esperanza.

Ha sido un invierno largo, pero para los que cuentan los días, la verdadera primavera todavía está por llegar.




Mapa


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.