Labor sobre el terreno



Cada año, millones de personas en todo el mundo se ven afectadas por sequías, inundaciones, ciclones, terremotos, incendios y otras catástrofes. La mayor variabilidad del clima y los cambios a largo plazo a causa del calentamiento de la tierra conllevan el aumento de la frecuencia y gravedad de los fenómenos hidrometeorológicos peligrosos, mientras que la degradación del medio ambiente exacerba las vulnerabilidades existentes y limita la capacidad de reacción y recuperación de las poblaciones frente a los desastres.

Al mismo tiempo, la expansión de las zonas urbanas induce una lenta transformación de la naturaleza de los riesgos y hace imprescindible la revisión de las estrategias y herramientas existentes en materia de reducción del riesgo.

En las intervenciones contra esos desafíos, la Federación Internacional desempeña una función vital que exige preparación para una movilización rápida y sistemática y la coordinación de recursos humanos competentes y con experiencia.

Antes de postular en la Federación Internacional para un puesto sobre el terreno, es importante conocer la realidad cotidiana de quienes colaboran en este tipo de misiones, en lo referente a los ámbitos que constan a continuación. 

Seguridad

Una de las principales y constantes prioridades de la Federación Internacional es la seguridad y el bienestar de todos los miembros del personal de las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja. Se presta especial atención a la seguridad de las personas que trabajan sobre el terreno, ya sean delegados empleados por la Federación Internacional, funcionarios en comisión de servicios, personal local, voluntarios, visitantes, consultores o familiares de los delegados, puesto que generalmente los riesgos que afrontan son mayores.

Aunque el nivel de riesgo varía de un país a otro, es fundamental tener presente que los incidentes de seguridad pueden ocurrir en todas las zonas operativas. En el curso de las misiones humanitarias, los miembros del personal de las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja deben respetar en todo momento las normas de seguridad fundamentales y actuar adecuadamente ante cualquier situación.

Existen reglamentos de seguridad específicos para cada representación en un país, así como en relación con el respectivo ámbito de actividades, que son de obligado cumplimiento para todos los delegados, miembros del personal local, familiares y visitantes. Lo mismo ocurre con los planes y procedimientos de contingencia para situaciones de emergencia, tales como evacuaciones médicas y planes de traslado.

Resulta de vital importancia para la seguridad personal y de los colegas que cada uno conozca los distintos tipos de situaciones relativas a la seguridad que pueden surgir sobre el terreno y las distintas formas de reaccionar para minimizar los riesgos de seguridad. Los miembros del personal de la Federación Internacional tienen a su disposición diversos cursos de formación y publicaciones, que proporcionan consejos y orientaciones a este respecto, tales como las guías “Manténgase a salvo: Guía de la Federación Internacional para una misión más segura”, junto la publicación complementaria, Manténgase a salvo: Guía de la Federación Internacional para los responsables de la seguridad, y dos cursos en línea (www.ifrc.org/learning-platform#sthash.964vXa9u.dpuf).

Además, las restricciones de seguridad pueden imponer limitaciones en cuanto a los lugares a los que se puede acudir, las actividades que se puede realizar y el momento en que se las puede realizar.

Los miembros del personal representan al Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja durante las veinticuatro horas del día, los siete días de la semana, por lo que su comportamiento siempre es el reflejo del Movimiento en su conjunto y puede afectar a la seguridad del resto de colaboradores.

Condiciones de vida y trabajo

Las condiciones de vida y trabajo sobre el terreno varían de un lugar a otro. Quienes colaboran en operaciones de asistencia internacional y en situaciones de emergencia pueden no disponer de muchas de las comodidades, redes de apoyo e infraestructuras básicas a las que están acostumbrados en sus países de origen. Es posible que algunas de las operaciones se lleven a cabo en zonas remotas, a veces extremadamente inhóspitas. 

Salud

Es esencial que los candidatos estén preparados y gocen de una buena salud física y mental, habida cuenta de las duras condiciones de vida a las que se pueden ver expuestos en el desempeño de su labor. Por tanto, antes de la formalización de su contrato y de su partida, los candidatos deberán pasar un examen médico y recibir las vacunas pertinentes. Para más información se puede consultar la publicación “What you need to know to stay healthy when on mission” (lo que necesita saber para mantenerse sano durante una misión).

Estrés

El trabajo con una organización humanitaria como la Federación Internacional puede ser una experiencia muy enriquecedora, aunque a veces, dependiendo de las misiones, es inevitable sufrir cierto estrés. Quienes trabajan sobre el terreno deben ser capaces de afrontar situaciones difíciles e imprevistas.

El programa de apoyo psicológico para los miembros del personal de la Federación Internacional, operativo desde 1993, pone de relieve la importancia de la adecuada gestión del estrés y del apoyo a los miembros del personal con miras a aumentar su bienestar, su capacidad de resistencia y recuperación y su eficiencia. Además, la organización pone a especialistas en la gestión del estrés, a disposición del personal que necesite consultarlos. Para más información se puede acudir al jefe de Recursos Humanos de la Oficina Zonal o leer el folleto "Controlar el estrés sobre el terreno".

Familia y vida privada

Algunos puestos de trabajo se sitúan en lugares conocidos como “lugar de destino no apto para familias". En estos, las condiciones de vida impiden que los miembros del personal vivan con su pareja o hijos dependientes mientras dure su contrato. La Federación Internacional sufragará una sola vez los costos de viaje de ida y vuelta de la pareja y los hijos dependientes del miembro del personal al lugar de destino laboral o a un país vecino, siempre y cuando se haya concedido la autorización en materia de seguridad.

El derecho a viajes de descanso y relajación consiste en viajes periódicos con fines recreativos (a lugares sujetos a libre elección del miembro del personal), y aprobados por el representante en el país, que se realizan a determinados intervalos durante el tiempo que el miembro del personal esté adscrito a un "lugar de destino no apto para familias". Además, en esos casos, el miembro del personal tendrá derecho a un viaje anual pagado por cada año completo de servicio.


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.