Informe Mundial sobre Desastres 2010 - Enfoque en el riesgo en zonas urbanas

 Leer la versión completa del informe (en inglés)

Leer el resumen

Capítulo 1 – Evitar la urbanización de los desastres

La denominada “brecha de la vulnerabilidad” en zonas urbanas conlleva la necesidad de analizar las razones por las que éstas afrontan un mayor riesgo de desastres y lo que eso implica para el desarrollo y la reducción del riesgo. Dicha brecha obedece a dos factores: por un lado, la falta de conocimientos y capacidad financiera (y a veces voluntad) de las autoridades urbanas para reducir los riesgos y las vulnerabilidades; por el otro, la alta proporción de comunidades y hogares urbanos cuya capacidad para la reducción del riesgo se ve limitada por ingresos insuficientes y la escasa influencia política. 

Leer el capítulo 1
Capítulo 2 – La tendencia de los desastres en las zonas urbanas

De todos los desastres de grandes proporciones de estos últimos años, los terremotos fueron los que se cobraron el mayor número de vidas: 50.184 por año entre 2000 y 2008. A su vez, las inundaciones afectaron al mayor número de personas: un promedio de 99 millones por año en ese mismo período.

Leer el capítulo 2
Capítulo 3 – Empezar de cero: derechos de las comunidades y respuesta al desastre

Si los organismos de ayuda en casos de desastre no aprenden rápidamente a trabajar con quienes no tienen títulos de propiedad, no aparecen en ningún registro ni en ninguna lista y están indocumentados, pueden fomentar e incluso agudizar las desigualdades que existían antes del desastre. Los hermosos discursos sobre “la reconstrucción de una ciudad nueva y segura” o “la descentralización” para evitar la elevada concentración precedente de asentamientos informales se traducen a menudo en campamentos distantes y reconstrucción en lugares donde nadie quiere vivir.

Leer el capítulo 3
Capítulo 4 – La violencia urbana

En particular, dos tipos de factores están vinculados con los niveles más elevados de violencia urbana: los factores socioeconómicos que perpetúan la pobreza, la exclusión y la desigualdad, y los factores político-institucionales que provocan crisis de gobierno. Una importante causa subyacente del conflicto social es la privación de medios de satisfacer las necesidades humanas.

Leer el capítulo 4
Capítulo 5 - El riesgo para la salud en las zonas urbanas

Los habitantes de entornos urbanos bien organizados tienen, en general, una esperanza de vida mayor, puesto que conocen los beneficios que suponen para la salud el no fumar, mantener una buena higiene, seguir una dieta equilibrada y hacer ejercicio. El otro extremo del espectro de la salud de las zonas urbanas se sitúa en los países de bajos y medianos ingresos, donde vive la mayoría de los habitantes urbanos pobres del mundo. 

Leer el capítulo 5
Capítulo 6 – La urbanización y el riesgo del cambio climático

Los vínculos entre pobreza urbana y riesgos de desastres serán acrecentados por el cambio climático. Decenas de millones de habitantes de zonas urbanas se ven o se verán próximamente expuestos a un peligro que hace peligrar su vida, al riesgo de perder los medios de subsistencia y los bienes esenciales (como su vivienda), así como de ver comprometidas la calidad de su entorno y la prosperidad futura. Los que corren los mayores riesgos son aquellas personas y aquellos países que menos han contribuido al calentamiento global.

Leer el capítulo 6
Capítulo 7 – La gobernanza urbana y la reducción del riesgo de desastres

La calidad y la capacidad de las autoridades de una ciudad influyen considerablemente en el grado de riesgo a que se ve expuesta su población debido a los desastres y en la medida en que la infraestructura destinada a reducir el riesgo sirve a todos, incluso a quienes viven en las zonas de bajos ingresos.

Leer el capítulo 7


La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.