Informe Mundial sobre desastres 2012

La migración es un fenómeno que se intensifica y que afecta de una u otra forma a prácticamente todos los países. Si bien muchos migrantes adoptan esta decisión de forma voluntaria para buscar oportunidades económicas o diferentes modos de vida, otros no tienen opción. Cada vez más personas se ven obligadas a abandonar sus hogares y comunidades por diversos motivos como conflictos, persecuciones, desastres y pobreza.
La edición 2012 del Informe Mundial sobre Desastres centra su atención en la difíciles circunstancias que viven esas personas. En el mundo hay más de 72 millones de migrantes forzosos y la Organización de las Naciones Unidas considera refugiados a unos 15 millones de ellos.

Aproximadamente un millón de estas personas son solicitantes de asilo y alrededor de 26,4 millones son desplazados internos a causa de conflictos armados; unos 15 millones de personas se vieron obligadas a huir de sus hogares debido a desastres, estimándose que, como mínimo, otros 15 millones de migrantes lo hicieron debido a las repercusiones de proyectos de desarrollo.

En la edición 2012 del Informe se considera las complejas y múltiples causas de la migración forzosa, se examina el efecto perjudicial y, a menudo, agravante que tiene la política en la situación de vulnerabilidad de quienes se ven obligados a huir de sus hogares y se formula recomendaciones dirigidas a los gobiernos, la comunidad internacional y las organizaciones humanitarias sobre la medidas que cabe adoptar para encontrar soluciones duraderas y sostenibles ante un problema que se suele considerar infranqueable.



La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja es la mayor organización humanitaria del mundo, con 190 sociedades miembros. Siendo uno de los componentes del Movimiento Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, nuestra labor se rige por los siete principios fundamentales: humanidad, imparcialidad, neutralidad, independencia, voluntariado, unidad y universalidad.