Convenio sobre Ayuda Alimentaria recientemente re-nombrado, se encuentra abierto actualmente para firma

Publicado: 29 junio 2012 0:15 CET

Por Nadia Khoury

El 25 de Abril de 2012, las partes del Convenio sobre Ayuda Alimentaria adoptaron su más vasta revisión del texto hasta la fecha, incluyendo un cambio de nombre a “Convenio de Asistencia Alimentaria”(“FAC 2012”).

Aunque poco conocido entre el publico en general, el Convenio sobre Ayuda Alimentaria fue uno de los tratados sobre respuesta a desastres más antiguos a nivel global (fue originalmente adoptado en 1967) y el único en el cual los estados donantes se habían comprometido legalmente a proveer cantidades específicas de ayuda humanitaria en formas específicas.  Sin embargo, desde su previa revisión en 1999, con apoyo la convención había sido mantenida en vida virtual – con una serie de extensiones de un año que posponían la fecha de expiración prevista – supeditando las negociaciones a un cambio de perspectiva.  

El Nuevo FAC 2012 todavía compromete a los estados signatarios a proveer una cantidad mínima de asistencia alimentaria a las personas más vulnerables. Sin embargo, se aleja de su predecesor en cierto número de formas. El FAC 2012 ya no se enfoca en un modelo de entrega de granos a larga distancia, si no que comprende una gama mucho más amplia de opciones de programación, por las cuales la asistencia debe ser comprada, en la medida de lo posible, de manera local o regional, no estar sujeta exclusivamente a los alimentos que se cultiven en el suelo del estado donante, ni cuantificada con el fin de generar fondos locales (a menos que exista una necesidad identificada de hacerlo), y debe ser provista en forma de concesión total en tanto sea posible. La forma de asistencia humanitaria bajo el nuevo tratado y sus Reglas de Procedimiento e Implementación se extiende a alimentos de diversas clases y productos que contribuyen a satisfacer las necesidades alimentarias, incluyendo dinero en efectivo, vales y otras intervenciones nutricionales. Adicionalmente, con referencia a productos que protegen el sustento básico en emergencias, permite amplias formas potenciales de asistencia, tales como semillas y herramientas. El nuevo tratado también pone un énfasis especial en los principios humanitarios claves, así como también en los principios de efectividad de la asistencia alimentaria, control de calidad y rendición de cuentas, demostrando ser un avance positivo para el sector. 

Sin embargo, aun persisten ciertas inconsistencias en el marco del nuevo tratado. Entre las principales figura el nuevo sistema que está abierto al cambio de los compromisos de cada parte en períodos anuales, en contraste con las cuotas fijas anuales expresadas en términos de toneladas de trigo de la versión previa de la convención.   

Adicionalmente, el FAC 2012 no tomó en cuenta uno de los pasos por el cual se abogó ampliamente, a saber, la apertura de la membresía del Comité de Asistencia Alimentaria a los países no-donantes, con el fin de contribuir con el mejoramiento de la equidad y la efectividad, especialmente con respecto a la evaluación de necesidades y la selección de las intervenciones más apropiadas. Los informes anuales de los estados partes, requeridos para listar las contribuciones provistas cada año, no serán puestos a disposición del público, aunque un resumen de los informes de todas las partes se publicará anualmente, lo que genera una pequeña transparencia adicional en comparación con el tratado anterior. Finalmente, no queda claro cómo el FAC 2012 va a interactuar con la arquitectura de seguridad alimentaria existente, como las del Equipo de Tareas de Alto Nivel Sobre la Crisis Mundial de la Seguridad Alimentaria de las Naciones Unidas,  el Comité de Seguridad Alimentaria Mundial y el Grupo de Seguridad Alimentaria. Es interesante notar, por tanto, que se requiere que el Comité formado para regir el FAC 2012 lleve a cabo una evaluación a cerca de la relevancia del tratado cada cinco años luego de su entrada en vigencia. 

Fuera del contexto de asistencia de emergencia, la asistencia alimentaria bajo el FAC 2012 está enmarcada como claramente vinculada a la expansión de las estrategias nacionales de seguridad alimentaria doméstica, reconociendo que la asistencia a largo plazo también debería estar vinculada al socorro y la recuperación, y buscar prevenir crisis alimentarias recurrentes.  

El FAC 2012 estará abierto para su firma hasta el 31 de Diciembre de 2012. De ser aceptado, aprobado o ratificado por al menos cinco de los signatarios del Convenio sobre Ayuda Alimentaria de 1999 para el 30 de Noviembre,  entrará en vigor el 1 de Enero de 2013.


Mapa