Nueva ley de las Seychelles aborda cuestiones de gestión de desastres de manera integral

Publicado: 30 enero 2015 9:59 CET

Por Mireille Le-Ngoc

En Agosto 2014, las Seychelles adoptaron una nueva Ley de Gestión de Riesgo de Desastre, la cual establece el primer marco legal integral para la gestión de riesgo de desastre del país. La Sociedad de la Cruz Roja de las Seychelles con apoyo del Programa de Derecho Relativo a los Desastres de la FICR participó activamente en la asesoría y asistencia a las autoridades de las Seychelles para el desarrollo de dicha ley.

La nueva ley designa a la División de Gestión de Riesgo y Desastre (DGRD) como el organismo nacional para la gestión del riesgo de desastre responsable, entre otras cosas, de la preparación de la Planificación y Estrategia Nacional de Gestión de Riesgo de Desastre y la implementación del sistema integrado de gestión de emergencia y coordinación. Como lo señalaron Divina Sabino y Paul Labaleine de DGRD, “antes de que la ley y la política fuesen establecidas, la DGRD permitió hacer efectiva la implementación de los estándares del MAH (2005-2015) como una directriz. El DGRD no contaba con una potestad legal para imponer o restringir las medidas que otras organizaciones estaban tomando, únicamente podía hacer aportes. La mayoría de las organizaciones respetaban a la DGRD como una autoridad, pero carente de respaldo legal, nada era de obligatorio cumplimiento.”

Muchas de las recomendaciones de las Directrices para la facilitación y reglamentación nacionales de socorro en caso de desastre y asistencia para la recuperación inicial (también conocidas como Directrices IDRL) y de la Ley Modelo sobre IDRL de la FICR/OCHA/UIP fueron incorporadas a la Parte V de la nueva legislación, que atiende específicamente lo pertinente a la asistencia internacional. La ley establece un procedimiento para la solicitud, ofrecimiento, aceptación y terminación de la asistencia internacional. Asimismo, otorga facilidades legales a organizaciones humanitarias que incluyen la entrada de personal, libertad de movimiento, reconocimiento temporal de cualificaciones profesionales, exención de impuestos, reconocimiento de licencias de conducir extranjeras, uso y montaje de equipo de telecomunicaciones, autorización para abrir cuentas bancarias y seguridad.

De igual forma, la ley exige que las organizaciones humanitarias cooperen y coordinen con las autoridades nacionales, a fin de garantizar la calidad de las medicinas y equipos, el cumplimiento de los principios de humanidad, independencia e imparcialidad, y la remoción adecuada de equipos y bienes no utilizados. Durante las emergencias, se espera que estas disposiciones contribuyan a disminuir las demoras, restricciones y los costos del socorro de desastre internacional, garantizando a su vez una adecuada supervisión y la calidad de la asistencia provista.

La nueva norma también crea diferentes comités, incluido el Comité Nacional de Gestión de Riesgo de Desastre. Allí se reafirma el rol de la Sociedad de la Cruz Roja de las Seychelles como auxiliar de las autoridades públicas en las actividades humanitarias, ya que la legislación le otorga una membresía en el comité que asesora al gobierno en materias relacionadas con la gestión del riesgo de desastre.

Otros dos comités, el Comité de Evaluación de Vulnerabilidad y la Plataforma Nacional para la Reducción del Riesgo de Desastre, demuestran la intención de la nueva ley de atender no sólo la fase de socorro de una emergencia, sino también la reducción del riesgo de desastre. Asimismo, la ley garantiza que se provea orientación a las instituciones gubernamentales y a las entidades del sector privado, organizaciones no gubernamentales, comunidades e individuos sobre cómo evaluar y reducir el riesgo de desastre.

Adicionalmente, la nueva legislación incluye varias disposiciones sobre gestión de albergues. Así, dispone que el Director General de Gestión de Riesgo de Desastre establezca y mantenga una lista de predios disponibles y adecuados para su uso como albergue en caso de una emergencia. Además prevé un procedimiento de requisición temporal de terrenos. Por consiguiente, estas disposiciones garantizan la preparación para la provisión de albergue y consideran ciertas barreras normativas a la provisión de albergue de emergencia y transición.

Esta nueva legislación también incluye otros aspectos interesantes, tales como la solicitud de planes de gestión de riesgo de desastre para instituciones gubernamentales y ciertas organizaciones privadas. Establece un Sistema Nacional de Alerta y Comunicación de Riesgo Multi-Peligros para las Seychelles, un Fondo Nacional de Gestión de Riesgo y un Registro de Voluntarios. También prescribe un procedimiento para la declaración de desastres y para la organización de simulacros de adiestramiento.

Anteriormente, el presupuesto del DGRD se encontraba bajo la administración del Ministerio del Medio Ambiente y apenas cubría los costos operacionales. Con la ley, el DGRD ahora cuenta con un presupuesto específicamente asignado a la gestión del riesgo de desastre para apoyar el funcionamiento de la División, al menos a un estándar más eficaz,” señalaron la Sra. Sabino y el Sr. Labaline “Asimismo, el Sistema de Información de la Gestión del Riesgo de Desastre (SIFRD) creado bajo la ley, tendrá disposiciones para la recolección de datos, una presentación de informes más frecuente, información actualizada, una comunicación inter-agencias más rápida y la compra de equipos y software necesarios para la optimización del sistema.”

Sabino y Labaline añadieron que: “la ley ha llegado en un momento oportuno como requerimiento del MAH 2005-2015. La Política de Gestión de Riesgo de Desastre 2014 servirá, conjuntamente con su plan estratégico de 5 años, como guía para redimensionar la gestión de riesgo de desastre en las Seychelles y garantizar la adopción y adhesión a los estándares internacionales. La ley constituirá un documento jurídicamente vinculante que guiará la política y la llevará a cabo. La ley será actualizada cada 4 años o antes si se considera necesario.”


Mapa