Unidades de intervención de urgencia (ERU): despliegue

El despliegue de las unidades de intervención de urgencia (ERU por sus siglas en inglés) depende en gran medida de los siguientes factores:

  • magnitud y evolución del desastre;
  • necesidades de las personas vulnerables;
  • capacidad de la Sociedad Nacional anfitriona y otras capacidades disponibles para prestar socorro;
  • recursos de la Federación Internacional (humanos, financieros y materiales) disponibles.

Si la evaluación realizada por un equipo de evaluación y coordinación sobre el terreno o el plan de respuesta a desastres aconsejan el despliegue de una o más ERU, se presentan solicitudes específicas para el tipo de unidad requerido (p. ej., de agua y saneamiento o atención básica de salud). A continuación, las Sociedades Nacionales que patrocinan estas unidades examinan su puesta a disposición.

El subdirector de la División de Coordinación y Programas de la Secretaría toma la decisión definitiva acerca del despliegue de acuerdo con el informe de evaluación y al asesoramiento de departamentos técnicos (como los de salud, logística y apoyo al terreno y telecomunicaciones). Si se da luz verde, las ERU entran a formar parte de la respuesta de la Federación a la situación de emergencia.

Cuando la Sociedad Nacional patrocinadora recibe la orden de despliegue, todo el material y los equipos deben estar preparados para ser enviados en un plazo de 48 horas. En el plazo de una semana la ERU está preparada para operar sobre el terreno.

Durante el primer mes, la ERU se va integrando gradualmente en los sistemas y las estructuras locales. Antes de transcurrir cuatro meses –duración máxima del despliegue de una ERU–, la unidad es traspasada completamente a la Sociedad Nacional anfitriona, la delegación de la Federación o las autoridades locales. A continuación, los miembros del equipo de la unidad vuelven a su lugar de origen o son asimilados por la delegación local.

Más información

Documentos disponibles: