Información sobre las enfermedades no transmisibles

Cuatro tipos de enfermedades no transmisibles –patologías cardiovasculares, cáncer, diabetes y afecciones respiratorias crónicas– causan casi dos tercios de las muertes en el mundo; el ochenta por ciento (80%) de esos decesos ocurre en los países de ingresos bajos y medios.

Las enfermedades no transmisibles son prevenibles

Mediante la eliminación de los factores comunes de riesgo, se podría prevenir casi el ochenta por ciento (80%) de las cardiopatías, los infartos y los casos de diabetes de tipo dos y además un tercio de todos los tipos de cáncer. Además, los avances en el tratamiento integral de esas enfermedades pueden reducir la morbilidad, los casos de discapacidad y las defunciones y favorecer mejores resultados en el ámbito de la salud. Se dispone de estrategias de eficacia demostrada y eficientes en función de los costos para la prevención y el control de esta creciente carga de enfermedad.

Actividades a escala mundial

La Federación Internacional, en base a la Estrategia 2020, ha establecido un marco mundial sobre las enfermedades no transmisibles para orientar las actividades de las Sociedades Nacionales. Este se centra en las cinco esferas conexas que figuran a continuación:

  • prevención por medio de programas comunitarios integrados y holísticos y no mediante intervenciones verticales;
  • innovación e investigación mediante la formulación de planteamientos innovadores que pueden ejecutarse a mayor escala, el uso de las nuevas tecnologías y la investigación continua en el ámbito operativo;
  • seguimiento y evaluación gracias a la elaboración de herramientas sencillas de planificación, seguimiento, evaluación y presentación de informes destinadas a los voluntarios y fundadas en el marco mundial de vigilancia de la Organización Mundial de la Salud;
  • constitución de asociaciones mediante la promoción de las alianzas y el fomento del sentimiento de identificación con organizaciones, centros académicos, donantes, laboratorios farmacéuticos y ministerios, en las esferas mundial, regional y nacional;
  • sensibilización mediante la difusión de información sobre el carácter prioritario que revisten la prevención y del control de las enfermedades no transmisibles en las esferas mundial y nacional.

Actividades a escala nacional y comunitaria

Las Sociedades Nacionales gozan de dilatada experiencia en la prevención de enfermedades y los programas de promoción de la salud. Ejercen una función complementaria respecto de la función que cumple el gobierno; por consiguiente, gozan de una excepcional posición para abanderar la ejecución de los programas integrados de prevención de las enfermedades no transmisibles y la promoción de programas altamente eficientes en función de los costos, como aquellos destinados a fomentar el ejercicio físico, combatir el consumo de alcohol y promover hábitos alimenticios saludables.

El enfoque nacional que recomiendan las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja se fundamenta en las siguientes iniciativas:

  • actividades centradas en la prevención, en particular entre los adolescentes;
  • integración de las actividades de prevención de las enfermedades no transmisibles en otros programas comunitarios, en función de la carga específica observada en los distintos países y comunidades;
  • promoción de la salud mediante la ampliación de programas, basados en pruebas, orientados a la lucha contra las enfermedades no transmisibles en las comunidades;
  • identificación y prueba de enfoques novedosos destinados a combatir las enfermedades no transmisibles (por ejemplo, mediante el uso de las nuevas tecnologías, la constitución de grupos de trabajo virtuales, la utilización de las redes sociales y de las redes de jóvenes);
  • fomento de las capacidades de los voluntarios y los miembros del personal para asumir la carga que entrañan las enfermedades no transmisibles en situaciones de emergencia;
  • garantía de la calidad mediante la utilización de sistemas de seguimiento y evaluación;
  • sensibilización en la esfera nacional a fin de realzar el carácter prioritario que revisten las enfermedades no transmisibles y la movilización de los gobiernos y demás asociados.

Las visitas domiciliarias que realizan los voluntarios de las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja aportan una contribución esencial a la lucha contra las enfermedades no transmisibles en el mundo. En calidad de auxiliares de los poderes públicos, los miembros de las Sociedades Nacionales colaboran con las autoridades nacionales y otros agentes a fin de ofrecer programas y servicios de elevada calidad en relación con las enfermedades no transmisibles.

Las actividades de sensibilización de las organizaciones de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja son un elemento vital para la promoción de programas de diagnóstico de mayor calidad y accesibilidad, que se ejecutan en paralelo a las actividades de concienciación de índole más general, con objeto de reducir la cantidad de defunciones vinculada con las enfermedades no trasmisibles. Por ejemplo, la Cruz Roja de Sri Lanka elaboró una estrategia a largo plazo para luchar contra ese tipo de patologías en el país. Los miembros de la Sociedad Nacional prestan servicios en las escuelas a través de las redes de jóvenes y organizan eventos con motivo del Día Mundial de la Diabetes y campañas nacionales contra el consumo de estupefacientes, alcohol y tabaco. Los voluntarios participan en esfuerzos de vigilancia epidemiológica, realizan visitas domiciliarias, alientan a las personas que presentan un elevado riesgo de padecer una enfermedad no transmisible a que se sometan a una prueba diagnóstica en el centro de salud público más cercano a su domicilio y llevan a cabo actividades de sensibilización en las comunidades como charlas sobre salud; y, la iniciativa de la apertura de un gimnasio que anime a los beneficiarios a que practiquen más ejercicio.