Granizadas

El granizo es un tipo de lluvia sólida formada por bolas o trozos de hielo. Las tormentas que producen granizo que llega al suelo se conocen como granizadas. Por lo general, no duran más de 15 minutos, pero pueden causar lesiones a las personas y dañar edificios, vehículos y cultivos. Cuando el granizo se acumula, puede causar una pérdida de energía, derribar árboles y causar inundaciones repentinas y deslizamientos de tierra en áreas empinadas. Las granizadas a veces pueden ir acompañadas de otros eventos climáticos severos, como ciclones y tornados. En raras ocasiones, se sabe que el granizo masivo causa conmociones cerebrales y lesiones mortales en la cabeza.

¿Sabe cómo prepararse para una granizada?

Supervise las previsiones meteorológicas y esté atento a los indicadores de condiciones meteorológicas peligrosas. Identifique los lugares más seguros de su edificio, ubicados lejos de las paredes exteriores. En el exterior, estará más seguro en áreas cubiertas lejos de terrenos con pendiente pronunciada o vías fluviales.

Proteja los edificios y los vehículos: mantenga limpias las canaletas y las tuberías y repare los daños tan pronto como sea seguro hacerlo. Instale contraventanas para tormentas y estacione los vehículos en áreas protegidas. Proteja a su ganado y mascotas proporcionándoles un refugio cubierto.

Esté preparado para responder a advertencias o condiciones climáticas severas. Si está al aire libre, busque refugio pero evite los pararrayos naturales como árboles altos, colinas y campos abiertos. Si está en interior, manténgase alejado de las ventanas y si está en un vehículo, permanezca adentro. Mantenga la calma contando o respirando lenta y profundamente. Esté atento a los riesgos secundarios como deslizamientos de tierra o escombros, particularmente en áreas montañosas.

Qué hacer y qué no hacer

Prepare su edificio, por ejemplo, instalando contraventanas para tormentas
Supervise las condiciones meteorológicas y alertas sobre condiciones meteorológicas peligrosas
Identifique lugares seguros dentro y fuera de su hogar
No se refugie en pararrayos naturales, como árboles altos
Si está en un vehículo, deténgase pero permanezca adentro
Esté atento a peligros secundarios como inundaciones y deslizamientos de tierra