La Federación Internacional lanza una nueva estrategia quinquenal de seguridad alimentaria en África, centrada en inversiones a largo plazo

Publicado: 10 abril 2008

En África, la inversión en proyectos de seguridad alimentaria a largo plazo es esencial para luchar contra algunas de las causas subyacentes al hambre y a la malnutrición, declara la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, que lanza una nueva estrategia quinquenal encaminada a extender los programas de seguridad alimentaria en 15 países africanos. La nueva estrategia quinquenal, dada a conocer hoy en Addis Abeba, Etiopía, se financiará a través de un llamamiento por valor de 45 millones de francos suizos (43,5 millones de dólares EE. UU./28,5 millones de euros). Los fondos se utilizarán para asistir a alrededor de 2,25 millones de personas (cerca de medio millón de familias).

Más del 80 por ciento del presupuesto se destinará directamente a programas en el plano nacional. La estrategia incluye el fortalecimiento de la capacidad de las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja para ejecutar programas de seguridad alimentaria, p. ej., proyectos de agricultura sostenible (uso de tecnologías apropiadas, bancos de semillas y gestión de los nutrientes del suelo), de microfinanzas y de riego en pequeña escala, y el establecimiento de sistemas comunitarios para el seguimiento de la seguridad alimentaria.

"A pesar de que la comunidad internacional se comprometió a reducir drásticamente la inseguridad alimentaria a través de los Objetivos de Desarrollo del Milenio, actualmente la malnutrición está aumentando en África y en todo el mundo, y se ve favorecida por la combinación de los efectos de la pobreza, el VIH, el cambio climático, los conflictos y el fuerte incremento del crecimiento demográfico", explica Ibrahim Osman, Secretario General Adjunto de la Federación Internacional, en Ginebra.

"Nuestro objetivo es combatir esta tendencia mediante una ampliación significativa de los programas de seguridad alimentaria basados en la comunidad en África durante los próximos cinco años. Buscamos alcanzar como mínimo al 20 por ciento de las personas más vulnerables, y fortalecer su resiliencia y sus mecanismos para hacer frente a este problema", añade Mohammed Mukhier, Director del Departamento de Política y Preparación para Desastres de la Federación Internacional, en Ginebra.

Para incrementar su eficiencia, los programas de seguridad alimentaria a largo plazo se integrarán en otros proyectos ya existentes de atención de salud basada en la comunidad –especialmente en los programas de VIH– y de abastecimiento de agua y saneamiento. "Pensamos que para luchar contra el hambre en África, además de ayudar a las personas más vulnerables a cubrir sus necesidades de alimentación básicas inmediatas, es necesario aportar soluciones duraderas, que sólo pueden alcanzarse a través de un enfoque claro en inversiones a largo plazo, tanto en el apoyo técnico al personal y los voluntarios locales como en un apoyo y una protección más adecuados de las comunidades locales y sus medios de subsistencia", aclara Mija Ververs, Responsable Superior de seguridad alimentaria y nutrición de la Federación Internacional, en Ginebra.

Participan en el programa las Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja de Burkina-Faso, República Democrática del Congo, Etiopía, Kenya, Lesotho, Malawi, Malí, Mauritania, Namibia, Níger, Rwanda, Sudán, Swazilandia, Uganda y Zambia.

Mapa