La Federación Internacional lanza un llamamiento de emergencia para ayudar a las víctimas de las inundaciones en Mozambique

Publicado: 16 febrero 2007

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja lanza un llamamiento de emergencia de 7,5 millones de francos suizos (USD 5,6 millones /euro 4,3 millones) para apoyar a la Cruz Roja de Mozambique en su respuesta a las devastadoras inundaciones que afectan al país desde hace un mes.

Las lluvias torrenciales han provocado el desbordamiento de ríos, incluido el río Zambezi, y un aumento de la presión sobre las presas. En las regiones central y meridional de Mozambique las inundaciones son generalizadas. Al menos 29 personas han muerto, más de 46.000 viviendas han resultado arrasadas y aproximadamente 88.600 personas se han desplazado. La agencia gubernamental de manejo de desastres estima que acerca de 285.000 personas puedan verse afectadas en el caso se verifique el peor escenario. Las provincias más afectadas son Zambezia, Sofala, Manica y Tete. En ellas, las inundaciones han destruido miles de viviendas, más de 100 escuelas, 4 centros de salud, varias carreteras y puentes, y 15.000 hectáreas de cultivos. Hasta el momento, el ejército ha evacuado con la ayuda de helicópteros y canoas a decenas de miles de personas del inundado valle del Zambezi.

“Se prevé que en todas las zonas afectadas aumenten dramáticamente los casos de cólera y paludismo", declara John Roche, Responsable de Área de la Federación Internacional para África meridional en Ginebra. “Es necesario que la comunidad internacional actúe con rapidez para evitar que se repita la tragedia de las inundaciones de 2000 y 2001, en las que murieron 700 personas", añade.

La Federación Internacional está movilizando a su Delegación Regional para África meridional, a un equipo de evaluación y coordinación sobre el terreno y a una unidad de intervención de urgencia especializada en logística de las Sociedades de la Cruz Roja danesa y suiza, para asistir en la recepción y distribución de los artículos de socorro que lleguen a la zona.

“El objetivo de la operación es proporcionar refugio provisional a 100.000 personas en las cuatro provincias afectadas y distribuir 5.000 tiendas de campaña, 15.000 lonas impermeables, 40.000 mantas, 20.000 juegos de cocina, barras de jabón y 40.000 mosquiteros”, explica Hanna Schmuck, jefa del equipo de evaluación y coordinación sobre el terreno de la Federación en Maputo. “Los fondos del llamamiento también se utilizarán para financiar el suministro de agua potable a las personas afectadas y la construcción de 500 letrinas”, añade. Voluntarios de la Cruz Roja de Mozambique llevarán a cabo campañas de educación en salud y movilización social encaminadas a prevenir el cólera y otras enfermedades transmitidas por el agua.

Cuando comenzó a subir el nivel de las aguas, la Cruz Roja de Mozambique movilizó inmediatamente a 400 voluntarios para prestar primeros auxilios y distribuir artículos de socorro a las víctimas de las inundaciones, para informar a la población de zonas propensas a inundaciones sobre procedimientos de evacuación y para ayudar a las personas a trasladarse a zonas seguras. Además, lanzó una campaña de solidaridad nacional encaminada a obtener más apoyo para la operación de socorro. La Cruz Roja de Mozambique está dirigiendo la provisión de refugio provisional y artículos de socorro en estrecha cooperación con el National Disaster Management Institute, que coordina la respuesta al desastre. La Cruz Roja de Mozambique tiene experiencia en la preparación para inundaciones y la respuesta a las mismas. Trabaja en estrecha cooperación con otras organizaciones, incluidos organismos de las Naciones Unidas.

El 19 de enero la Federación Internacional liberó de su Fondo de Reserva para el Socorro en Casos de Desastre (DREF de sus siglas en inglés) 37.000 francos suizos (USD 29.800/euro 22.700), y el 11 de febrero 150.000 francos suizos (USD 121,000/euro 92.000) adicionales, para apoyar la operación de urgencia de la Cruz Roja de Mozambique. Además, sigue de cerca la evolución de la situación y envía fondos del DREF a otros países afectados, incluidos Angola, Malawi, Namibia, Swazilandia y Zambia.

Mapa