La Federación Internacional amplía su intervención frente a las inundaciones en Mozambique y hace un llamamiento de emergencia para Angola

Publicado: 22 febrero 2007

La Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja amplía su intervención tras las devastadoras inundaciones que afectan África meridional, en particular, Mozambique y Angola.
La situación ha empeorado a causa del ciclón Favio que recaló en Mozambique el jueves con vientos muy violentos. Los primeros informes indican que provocó daños en toda la zona Vilanculos, al sur de país. Todos los miembros del personal y voluntarios de la Cruz Roja Mozambiqueña están en alta alerta y listos para intervenir. Aún es demasiado pronto para conocer la amplitud de los daños.

Nuestro sistema de alerta temprana está en marcha. Nuestro personal y nuestros voluntarios han difundido información en las comunidades. Necesitamos más fondos de urgencia para poder ampliar nuestra operación de ayuda a todos los damnificados”, señala Fernanda Teixeira, Secretaria General de la Cruz Mozambiqueña. La Federación Internacional procede a enviar otra unidad de intervención de urgencia, especializada en atención básica de salud de emergencias, para ayudar a los afectados por el ciclón Favio. En las próximas horas también se enviarán un equipo de telecomunicaciones y un campamento de base.

En estos momentos, 600 voluntarios de la Cruz Roja Mozambiqueña trabajan las 24 horas para ayudar al creciente número de damnificados que pasó de 88.600 a 121.000 y podría seguir aumentando. Las lluvias torrenciales, que comenzaron en enero, causaron el desbordamiento de los ríos, incluido el Zambeze.

Además, la unidad de intervención de urgencia, especializada en logística de la Cruz Roja Danesa y la Cruz Roja Suiza ya opera en Biera y también llegó una unidad de intervención de emergencia de la Cruz Roja Española y la Cruz Roja Belga. El equipo de evaluación y coordinación en el terreno de la Federación Internacional está ayudando la Cruz Roja Mozambiqueña a seguir de cerca la situación en toda la zona afectada.

Preocupa la situación sanitaria, pues el número de casos de diarrea está en aumento y existe un alto riesgo de que haya brotes de cólera.

El 16 de febrero, la Federación Internacional hizo un llamamiento de emergencia por valor de 7,5 millones de francos suizos (USD 5,6 millones o euro 4,3 millones) para apoyar a la Cruz Roja Mozambiqueña que presta asistencia a los damnificados por las inundaciones.

La Federación, que sigue de cerca la situación en otros países de África meridional castigados por las inundaciones, hace un llamamiento de emergencia por valor de 1,4 millones francos suizos (USD 1,1 millones o euro 874.200) para apoyar la intervención de la Cruz Roja Angoleña frente a las inundaciones en las provincias de Luanda y Moxico. En el marco de la operación se prevé prestar asistencia a 5.000 hogares damnificados mediante la distribución de 15.000 mantas, 15.000 mosquiteros, 10.000 cubos de agua y 5.000 paquetes de utensilios de cocina, así como suministrarles agua potable. También se ampliarán las actividades de educación para la salud que llevan a cabo los voluntarios de la Cruz Roja Angoleña.

“Aunque no ocupe los titulares, la situación en Angola es muy grave”, afirma John Roche, funcionario de la oficina de África meridional de la Secretaría de la Federación Internacional en Ginebra. Las lluvias torrenciales y las ulteriores inundaciones en las provincias de Luanda y Moxico, desde el 21 de enero, han afectado a más de 16.000 personas y han causado extensos daños en la infraestructura. En Angola, el cólera es endémico y, a raíz de esas lluvias, el número de casos está en aumento; entre el 1 de enero y el 18 de febrero, se cobró más de 224 vidas y en 16 de las 18 provincias del país se registraron otros 6.500 casos.

La Federación Internacional también sigue de cerca la situación en otros países afectados por lluvias torrenciales, inundaciones y cólera, entre ellos, Malawi, Namibia, Swazilandia y Zambia donde las Sociedades Nacionales de la Cruz Roja distribuyen suministros de socorro de emergencia a los damnificados por las inundaciones.

Mapa