El voluntariado como fuerza movilizadora en los procesos de reducción de riesgo

Publicado: 9 marzo 2017 0:09 CET

El voluntariado es la base fundamental del Movimiento de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja, y su rol es determinante para cumplir los objetivos fijados en el Marco de Sendai en materia de Reducción de Riesgo de desastres (RRD). En este sentido, la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR) en conjunto con los Cascos Blancos de Argentina, promovió y organizó la sesión paralela “Marco de Sendai Inclusión de voluntarios en la movilización social para la Reducción del Riesgo de Desastres”, como parte de los eventos de la Quinta Plataforma Regional para la Reducción de Riesgo que se lleva a cabo en Montreal, Canadá.

 

El Marco Sendai para la RRD hace referencia específicamente al papel de los voluntarios y las organizaciones voluntarias en sus principios y prioridades: como actores activos, pilar para profundizar en la comprensión del riesgo a nivel comunitario y para incrementar los esfuerzos colaborativos. El Marco señala que para lograr ese elemento diferenciador que proporcionará una activa participación de grupos de voluntarios(as) en las estrategias y planes de reducción de riesgo hay que asegurarse que éstos (as) cuente con la capacitación adecuada y que ésta esté enmarcada tanto en aspectos a nivel nacional, como a nivel regional y global.

 

La sesión contó con la participación de Walter Cotte, Director para la región América de la FICR, Jean Pierre Tascherau, Director de las Operaciones de Emergencia de la Cruz Roja Canadiense y el embajador Alejandro Daneri, Presidente de la Comisión Cascos Blancos Argentina, Kathleen Monpoint, de la Protección Civil de Haití, Débora Heckinson, Vicepresidente Senior de Atención al Cliente y Mercadeo de Aviva Canadá y Roger Zambrano, Jefe de Operaciones de Cruz Roja Ecuatoriana.

 

“Como Cruz Roja tenemos alrededor de 700,000 voluntarios en la región, sin embargo, hay millones de voluntarios entre las diferentes organizaciones en las Americas. Esta red, tenemos que volverla más interconectada y reconocer que los voluntarios como humanos que conocen y pueden medir riesgos y aportar en acción temprana. También es importante fomentar la inclusión de los voluntarios como uno de los fundamentos del sistema público de respuesta y la sensibilización comunitaria. Como Cruz Roja, nosotros seguiremos promoviendo la educación y la cultura de solidaridad y de ayuda mutua”, señaló Walter Cotte, Director para la Región América de la federación Internacional de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja.

 

Por su parte, Roger Zambrano, de Cruz Roja Ecuatoriana, comentó, “para nosotros los voluntarios han sido claves en la respuesta al terremoto del año pasado. Una de las maneras para asegurar la inclusión de los voluntarios fue a través de la tecnología, ya que nos dimos cuenta que la mayoría tenían entre 18 y 35 años. Por el otro lado, para la Cruz Roja Ecuatoriana es sumamente importante la educación y la formación de nuestros voluntarios, para poder aterrizar las herramientas de respuesta y prevención en las comunidades. Hoy, nuestra meta es influir en el desarrollo de una política pública de voluntariado”.

 

El enfoque centrado en las personas, foco de la acción de la FICR, requiere del compromiso de la fuerza del voluntariado, y no sólo del Movimiento de la Cruz Roja, también se requiere la incorporación de voluntarios(as) capacitados que como parte de esas comunidades se conviertan en agentes de cambio que promueven la reducción de riesgo y apoyan los procesos de fortalecimiento de la resiliencia.

 

 

Para más información contacte:


- Krystell Santamaria, Coordinadora del Programa de Gestión del Riesgo de Desastres, IFRC. krystell.santamaria@ifrc.org

 

- Diana Medina, Gerente de Comunicaciones, IFRC. diana.medina@ifrc.org


Mapa