Al Filo del Agua: The Nature Conservancy trabaja con la Cruz Roja de Granada en la resiliencia ambiental.

Publicado: 9 abril 2016 0:02 CET

Muchas comunidades del Caribe Oriental viven bajo constante amenaza de los peligros de fenómenos naturales tales como las tormentas, las inundaciones, aguas crecientes, erosión litoral, intrusión salina a los acuíferos costales y todos los riesgos que esto implica en temas de seguridad física, medios de vida y recursos marinos.  De cara a estas vulnerabilidades generadas por el cambio climático, las soluciones comunes a estos problemas no siempre están dentro del alcance de estas comunidades; la construcción de escolleras, diques y represas suelen ser costosas, además de ser sumamente destructivas a los mismos sistemas de recursos naturales que buscan proteger.

La comunidad de Grenville es una de tantas comunidades del Caribe Oriental que viven con estas condiciones.  Ubicada en la Bahía de Grenville, es el segundo poblado más grande de Granada y juega un papel activo en la economía nacional a través de su industria de pesca.  Para mitigar el impacto del aumento del nivel de mar en los litorales que amenazan los arrecifes naturales y ecosistemas marinos y con ello la seguridad, el desarrollo social y las capacidades económicas de la comunidad de Grenville, The Nature Conservancy (TNC por sus siglas en inglés), una organización sin fines de lucro de carácter global que se especializa en la protección del medio ambiente natural que nutre todo aspecto de la vida, emprendió en una iniciativa innovadora de ingeniería de arrecifes para restaurar la función natural de rompeolas de los arrecifes degradados en el norte de la Bahía de Grenville.  Esta iniciativa forma parte de un proyecto integrado de adaptaciones con base en los ecosistemas (EBA, por sus siglas en inglés) hacia la Reducción de Riesgo de Desastre llamado “At the Water’s Edge”, o en español, “Al Filo del Agua”.  Este proyecto busca construir resiliencia ambiental en las costas de Granada y San Vicente y las Granadinas.

Al entender que cumplir con las necesidades de la comunidad era igual de vital al éxito del proyecto que cualquiera medida de altura o frecuencia del oleaje, TNC trabajó con la Cruz Roja de Granada para llevar a cabo evaluaciones comunitarias directamente en Grenville para escuchar los relatos y las experiencias de primera mano con los arrecifes de la Bahía de Grenville.  Este proceso de participación fue bien recibida por la comunidad de pescadores y los resultados fueron influyentes en que el proyecto estuviese mejor adecuado a sus realidades.

“Sentarnos con los pescadores nos brindó una sensación de pertenecer y apreciar más lo que hemos estado haciendo, al igual que la gran sabiduría y  cantidad de información que nos ofrecieron” declaró el Sr. Terry Charles, Director General de la Cruz Roja de Granada.

“Ante todo, estaban muy entusiasmados por participar.  Escuchamos lo que tenían que decir, que nos contaran que sucede en el arrecife, ya ellos están pescando, que nos digan lo que han observado mientras pescan, los cambios que han observado a lo largo de los años.  Estuvieron muy contentos compartiendo esto, ya que en el pasado lo que nos han dicho es que la gente entraba y les decía que esperar, pero nadie los invitó a participar en discusiones, así que cuando la Cruz Roja y TNC vinieron y empezaron a tener estas clases de discusiones, significó mucho para ellos” continuó Sr. Charles.

Usando los conocimientos de la comunidad de pescadores en conjunto con la información científica necesaria, la construcción de un total de 30 metros de rompeolas sumergidos en los arrecifes de Grenville empezó formalmente en enero 2015.   Se logró usando mano de obra local a menor costo  y con más beneficios al ecosistema que las soluciones tradicionales que implican el uso del concreto.  Estos rompeolas fueron diseñadas para reducir un 80-90% de la energía del oleaje que pase por encima por los siguientes 30 años.

Los beneficios de la colaboración entre la Cruz Roja de Granada y TNC han dejado un impacto en ambas organizaciones.  La Federación Internacional de las Sociedades de la Cruz Roja y Media Luna Roja (FICR) ha usado el éxito de esta cooperación interinstitucional en Granada para explorar oportunidades de trabajo similares a escalas más regionales y globales.  At the Water’s Edge ha sido tema de discusión en la 3ra Conferencia Internacional de los Pequeños Estados Insulares en Desarrollo en el 2014, donde varios países del Océano Pacífico y el Pacífico Sur que enfrentan riesgos similares sobre el cambio climático, asimismo como varias oficinas de las Naciones Unidas y actores de los sectores de desarrollo y sociedad civil, pudieron aprender sobre las iniciativas y experiencias en el Caribe.

Más información (en inglés)


Mapa