Perfil de una voluntaria - Cruz Roja Hondureña

Publicado: 10 diciembre 2015 23:47 CET

Por 43 años, Rosario Fernández, voluntaria de la Cruz Roja Hondureña de cálida sonrisa, ha pasado incontables horas prestando socorro humanitario a los necesitados. Incluso cuando la lluvia inunda las calles o la violencia está por todas partes, Rosario está de servicio: “Es mi pasión, es un mandato moral que tengo.”

En todos estos años de labor voluntaria, Rosario ha visto de todo, desde la destrucción causada por el huracán Mitch en 1998 a las consecuencias de una terrible revuelta en una cárcel de Honduras que dejó un saldo de 30 presos muertos.

En los 20 últimos años, Honduras vivió varios problemas sociales. La Organización Mundial de la Salud, lo calificó como el país más violento de las Américas con 103,9 muertos por cada 100.000 habitantes. La mayor preocupación de Rosario es el efecto que todo eso tiene en la juventud: “Los jóvenes no ven más futuro que formar parte de una banda. Tenemos la obligación de mostrarles otros caminos y, para mí, esa es mi misión en la Cruz Roja.”

La familia de Rosario aceptó su vocación hasta tal punto que ahora sus hijos también son voluntarios de la Cruz Roja. “Mis amigos son mis desafío, pues me preguntan por qué lo hago y, entonces les digo que es mi pasión. Me siento segura porque llevo mi Cruz Roja en todos partes.”

“Seré voluntaria todo el tiempo que pueda”, dice con lágrimas en los ojos. “Indudablemente, recibo más de lo que doy.”


Mapa